Accidente de Fukushima


Accidente de Fukushima

El Accidente de Fukushima

El Accidente de Fukushima fue uno de los accidentes nucleares más desastrosos de la historia. El Accidente de Fukushima ocurrió en la Central Nuclear de Fukushima el viernes 11 de marzo de 2011. Este accidente está compuesto por una serie de incidentes entre los que se encuentran algunas explosiones en los edificios donde se encontraban los reactores nucleares, hubo fallos en el sistema de enfriamiento, también ocurrió la triple fusión del núcleo y además bastante radiación fue liberada hacia el exterior. Todo esto se debió a un terremoto que ocurrió durante la tarde japonesa del 11 de marzo, y que posteriormente derivó en un tsunami que azotó parte de la costa oriental de Japón.

Parte del tsunami entró sin problemas en las centrales, dañando varios sistemas y provocando fallas. Tres núcleos entraron en estado de fusión y las autoridades japonesas evacuaron la zona rápidamente debido a la radiación. En días posteriores, se utilizaron distintos métodos para combatir la radiación nuclear del lugar.

Consecuencias del Accidente de Fukushima

Además de los problemas de salud que subieron algunas personas, las zonas cercanas resultaron bastante contaminadas y también parte de los animales y plantas del lugar, sin contar que también hubo contaminación marina. A raíz del Accidente de Fukushima también se comenzaron a cerrar todas las centrales nucleares de Japón y algunos países europeos han optado por seguir la misma medida. Por supuesto que el accidente también tuvo consecuencias económicas y déficit energético en Japón, donde ahora cada vez más se está implementando el uso de la energía solar.

El accidente nuclear de Fukushima marcó un antes y un después no solamente en la historia de Japón, sino también en la historia de la ecología debido al uso de la energía nuclear. Hoy en día son cada vez más las personas que están comenzando a rechazar el uso de este tipo de energía por temor al tipo de catástrofes que pueden producirse, temiendo que pueda volver a suceder un desastre como el de Fukushima o como el de Chernobil incluso. Esta situación ha llevado a que se genere una especie de miedo hacia la energía nuclear.

Si bien muchos países tienen proyecto nucleares entre manos, el poco apoyo de la población hace que los mismos no sean aprobados. En lugares donde los proyectos tienen luz verde, la gente ha sido consulta extensivamente con respecto al tema y se han tomado las más altas medidas de seguridad.

Hay quienes opinan que la energía nuclear debería ser dejada de lado en forma definitiva ya que resulta ser demasiado peligrosa, y en lugar de eso sería mucho mejor optar por otras que son limpias, seguras y de buen rendimiento, como por ejemplo la energía solar y la energía eólica, que actualmente cuentan con el perfil para convertirse en las energías del futuro. Japón, como ya decíamos, comenzó a hacer un gran uso de la energía del sol luego del accidente de Fukushima, dejando en claro que hay métodos más seguros y efectivos para obtener electricidad.


Artículos Relacionados