Animales anfibios


Animales anfibios

Amphibia es el término con el que se conoce científicamente a los animales anfibios. El origen de la palabra viene del griego “bio” que significa “vida” y de “amphi” que significa “ambos”, y refiere a aquellos animales capaces de vivir tanto en la tierra como en el agua. Los anfibios son animales vertebrados, tetrápodos y ectotérmicos, además poseen una respiración por medio de branquias en su fase larval y a través de pulmones cuando son adultos. Una diferencia con otros vertebrados es que sufren notables transformaciones mientras se desarrollan, conociéndose como metamorfosis en los casos más drásticos.

Los animales anfibios se convirtieron en los primeros vertebrados con la capacidad para lograr la adaptación a una vida semiterrestre y hoy en día es posible encontrar gran cantidad de ejemplares en todo el planeta Tierra, a excepción de regiones muy frías como las antárticas y las árticas, o en algunos desiertos demasiado áridos o en islas remotas. Actualmente se conocen más de 7000 especies de animales anfibios y el número sigue creciendo.

Los anfibios cumplen un rol muy importante para la ecología, ya que transportan energía entre el medio acuático y el medio terrestre. En su estado de adultez se alimentan principalmente de algunos invertebrados y de artrópodos. Existen especies de anfibios que pueden secretar sustancias muy tóxicas a través de la piel, las cuales son capaces incluso de matar una persona o a grandes animales.

Desde la antigüedad los animales anfibios fueron asociados con la magia y la brujería, y el folclore por lo general los deja en una perspectiva bastante negativa. Por otro lado, algunas culturas consideran que los anfibios son animales que representan la fertilidad, la fortuna e incluso la protección, entre otros beneficios.

Entre algunos de los anfibios más populares tenemos a las salamandras, las ranas y los sapos por ejemplo.

Aproximadamente desde el año 1911, en todo el mundo se han comenzado a registar caídas en los números de la población de anfibios. Este declive de la población de anfibios es en realidad mucho más amenazador y peligroso de lo que muchos podrían creer, ya que además se trata de una enorme amenaza a la biodiversidad del planeta Tierra. Entre algunas de las principales características de este declive podemos encontrar un colapso en la población de los anfibios y extinsiones masivas que se han producido en puntos específicos del mundo. En lo que respecta a las causas, en realidad se deben atribuir a varios factores distintos, aunque en la mayoría de ellos interviene la mano del hombre. Entre las causas podemos encontrar la destrucción del hábitat de los anfibios, la introducción de especies ajenas al ecosistema, el cambio climático y también la aparición de algunas enfermedades. Aún así, las causas del declive en la población de anfibios no están muy bien estudiadas y se trata de un tema que hoy en día tiene una investigación muy activa entre los biólogos y científicos del mundo.


Artículos Relacionados