Bicicleta eléctrica


Bicicleta eléctrica

Todo sobre la bicicleta eléctrica

La ecología dice presente en todos lados, hasta en las bicicletas eléctricas. ¿Quién no anduvo alguna vez en bicicleta? Pocas personas. ¿Quien no anduvo alguna vez en bicicleta eléctrica? Muchas personas. La bicicleta eléctrica, también conocida como pedelc, es un vehículo eléctrico que obviamente se compone por una bicicleta que tiene acoplado un motor eléctrico para ayudarnos en el avance. La energía que usa la bicicleta eléctrica es suministrada por medio de una batería, cuya duración va entre los 25 y 50km.

En la mayor parte de Europa, una bicicleta eléctrica debe cumplir con ciertos términos para poder andar por las calles legalmente:

-Solamente proporciona asistencia si se está pedaleando, es decir que no puede ser como la moto, en la cual no se pedalea, pero avanza gracias al acelerador.

-El motor se desconecte a partir de los 25km/h.

-La potencia no debe ser superior a los 250W.

Si una bicicleta eléctrica excede estos límites, entonces el vehículo pasará a ser considerado un ciclomotor eléctrico, para lo cual requiere licencia de conducir y más cosas.

Otro detalle de la bicicleta eléctrica es que muchas son plegables debido al uso mayoritariamente urbano que se les da, además, son los vehículos eléctricos más accesibles que existen.

El mantenimiento y función.

El uso es realmente fácil: con una llave se enciende el motor y pedaleando lo mantenemos en funcionamiento, y si no pedaleamos, pues entonces se detendrá, ¿fácil? Por supuesto. El ciclista es quien decide la potencia de la bicicleta, ya que al pedalear más rápido, la velocidad puede aumentar considerablemente gracias a la ayuda brindada por el motor, es decir, gracias al pedaleo asistido.

La bicicleta eléctrica es un vehículo fantástico, puede ser usado por jóvenes y viejos para gastar menos energía, aunque no atribuye a la ecología tanto como la bicicleta común ya que usa combustible para el motor.

La bicicleta eléctrica es una de las principales mejoras que se ha aplicado a la bicicleta común, que es considerado como el vehículo ecológico por excelencia, aunque por supuesto no es el más adecuado cuando se busca velocidad para recorrer distancias largas, por lo cual se lo utiliza más que nada en distancias cortas.

Las bicis eléctricas funcionan principalmente gracias al pedaleo, como las tradicionales. La diferencia es que en la bici tradicional no tenemos un motor eléctrico. Este motor lo que hace es usar la energía del pedaleo para ayudar a ir más rápidamente, por supuesto superando por mucho la velocidad de una bici tradicional. Cuanto más pedaleamos, más nos impulsará el motor eléctrico de nuestra bicicleta, y por supuesto si dejamos de pedalear llegará un momento que el mismo dejará de funcionar y tendremos que comenzar de cero desde nuevo.

El uso de las bicicletas eléctricas se ha extendido mucho en algunas grandes ciudades, ya que permiten recorrer las distancias en menor tiempo y además no producen contaminación gracias a su método de generación de energía.


Artículos Relacionados