Bosques Protegidos


bosques protegidos

Bosques protegidos del mundo

Los bosques protegidos son lugares que reciben protección por sus valores naturales reconocidos, ecológicos y/o culturales. Hay varios tipos de bosques protegidos, que varían según el nivel de protección en función de las leyes vigentes de cada país o de los reglamentos de las organizaciones internacionales interesadas. Hay más de 50.000 bosques protegidos en el mundo; y representan más del 5% de la superficie terrestre.

Los bosques protegidos son esenciales para la conservación de la biodiversidad. Ellos son la piedra angular de casi todas las estrategias de conservación nacional e internacional. Son las superficies que hacen que funcionen los ecosistemas naturales, para actuar como refugios para las especies y mantener los procesos ecológicos que no pueden sobrevivir en paisajes más intensamente gestionados por el hombre. Hoy en día, son a menudo la única esperanza que tenemos de tener muchas especies amenazadas de extinción vivas.

Bosques Protegidos y Recursos Naturales

Los bosques protegidos son designados con el objetivo de conservar la biodiversidad y proporcionar un indicador de progreso de la conservación, pero a medida en que se defienden los recursos y la dinámica de los ecosistemas; la degradación es más y mas  compleja. Los bosques protegidos por lo general abarcan varias otras zonas que se han considerado importantes para la conservación, tales como

  • Áreas Importantes para las Aves (IBA)
  • Áreas de Aves Endémicas (EBA)
  • Centros de Diversidad de Plantas (CDB)
  • Áreas conservadas por comunidades indígenas
  • Áreas Claves de Biodiversidad (KBA).

Del mismo modo, un bosque protegido puede estar dentro de una zona geográfica más grande que se reconoce como una Eco-región.

Retos del bosque protegido

Cómo manejar el bosque protegido para la conservación plantea una serie de desafíos ya sea en relación con la población local, los ecosistemas específicos o el diseño de la propia reserva;  y debido a los muchos elementos impredecibles en temas de ecología, cada área protegida requiere un conjunto específico de directrices.

Hacer cumplir los límites del bosque protegido es una tarea costosa y de trabajo pesado.
Existe una presión creciente y justificada de tener debidamente en cuenta las necesidades humanas, cuando la creación de áreas protegidas van en contra de las necesidades de conservación.

Mientras que en el pasado los gobiernos a menudo aplazaron las decisiones sobre las áreas protegidas hoy el acento se desplaza hacia una mayor discusión con las partes interesadas y las decisiones conjuntas acerca de cómo esas tierras deben dejarse de lado y ser bien administradas. Estas negociaciones nunca son fáciles, pero por lo general producen resultados más fuertes y más duraderas tanto para la conservación de los bosques protegidos.


Artículos Relacionados