Como crear un compost o tierra de hoja orgánico




Un compost, también llamado “tierra de hoja” es uno de los mejores abonos naturales que puedes utilizar para mejorar el crecimiento y nutrición de tus plantas en el jardín, sea en tu hogar con un huerto casero, como bien en una granja o plantación masiva en cualquier campo.

El compost casero ayuda a que las plantas crezcan fuertes, aporta muchos nutrientes, y hace que germinen más rápido en comparación a un árbol o planta que no recibe este “oro negro” orgánico, tal como lo hace un fertilizante no orgánico, sólo que éstos hechos en casa son mucho más nutritivos.

Preparar un compost o tierra de hoja orgánico es muchísimo más barato que comprar uno en una jardinería o el supermercado, por eso en este artículo tendrás los mejores consejos de jardinería de hoy donde veremos cómo crear un compost orgánico, bueno, bonito y barato, para nutrir a nuestras plantas de jardín crezcan mejor que nunca en los huertos urbanos.

Crear un compost orgánico o tierra de hoja paso a paso

Veamos cuáles son los pasos necesarios para crear tu compost orgánico de alto valor nutricional para mejorar la vida de tus plantas.

Lo básico es decirte que lo mejor siempre es crear 3 espacios de madera con separadores claros entre ellos, para así almacenar de forma segura cada composta. Lo segundo, es que se descompone más rápido si está directamente sobre el suelo.

Y los materiales del compostaje  verás que los puedes obtener en cualquier lugar de tu hogar o granja, son super fáciles de encontrar, aunque no puedes todos los tipos de materiales, te diremos cuáles sirven y cuáles no.

1. Crea un espacio para cada compost casero

Lo básico cuando vamos a preparar una composta es que no mezcles las cosas, es decir, al igual que como se hace en el reciclaje, deberemos clasificar cada cosa según su procedencia, si no son restos orgánico o materias orgánicas no servirán de mucho.

Es ideal dejar un espacio para cada composta, pueden ir uno al lado del otro, mientras que no se mezclen sus contenidos, así que recuerda dejar suficiente espacio entre ellos.

El primer compuesto tendrá hojas secas (si tienen un poco de materia fecal de algún animal no las laves, son mucho mejor así para acelerar el proceso), lo mejor para esto es recogerlas en otoño, estación donde abundan las hojas que caen de los árboles y también junto con las hojas irán los desechos de procedencia vegetal, es decir, por ejemplo huevos, cascaras de patata (papa), boniato, y otras verduras que uses en tu día a día al cocinar. También puedes incluir restos de poda, yerba, café, etc. Estos componentes irán directamente sobre el suelo.

compost orgánico

Separar los restos de residuos vegetales orgánicos y hojas secas es el primer paso para crear nuestro compost orgánico

Importante:

  • No debes colocar cosas animales, carnes o grasas en este compost en casa, tampoco puedes añadir plantas, partes de zapallos o tomates o malas hierbas, ya que si éstos llegan a tener algún tipo de enfermedad, se pueden transmitir al compuesto y luego todas tus plantas se arruinarán.
  • Si tienes malezas, pasto recién cortado o bien plantas enfermas o que haya sido atacada por alguna plaga de insectos tampoco debes incluirla al elaborar compost.
  • Recuerda tapar tu compost en invierno para que conserve mejor el calor, esto acelerará su descomposición.
  • En verano los compost suelen descomponerse más rápido por el calor y la humedad, es la estación ideal para hacerlo.
  • Es normal que haya un poco de mal olor al principio, no te alarmes.

Proporción del compost hogareño

La proporción de este primer compost debe ser de 1 parte de residuos vegetales orgánicos, y el doble de hojas secas.

Humedad del compost

Algo muy imporatante para crear un buen compost orgánico es mantenerlo siempre húmedo / humectada, sobre todo en verano o cuando no hay casi humedad, es importante rociarlo cada tanto con una manguera, aunque tampoco tenemos que pasarlo de agua ya que sino se formará un hongo húmedo o moho. La medida exacta de humedad del compost se mide apretandolo, y solo deben salir unas gotas de agua, nada más que eso.

2. Espacio de Descomposición

En el segundo espacio que tengas dedicado al compost, podrás colocar el compost cuando esté ya casi descompuesto, verás que tendrá un color negro, por eso le dicen el “oro negro”, aunque podrás notar que todavía no está descompuesto al 100%, se podrán ver trozos y ramas que aún están en proceso de descomposición. Esta segunda fase se caracteriza por ofrecernos un hermoso olor a tierra fresca cuando vamos a olerlo.

3. Compost orgánico listo para usar

Cuando hayas notado que el contenido del compost del segundo espacio está 100% descompuesto, podrás pasarlo al tercero, donde lo almacenarás para luego usarlo sin problemas.

En esta estapa debes saber diferenciar bien si el compost está 100% listo o bien si le falta descomponer alguno de sus componentes, ya que si no está totalmente descompuesto, en vez de aportar nuetrientes a las plantas que quieres abonar, hará lo contrario: les quitará energía para seguir alimentándose él.

Para asegurarnos de que el compost está listo necesitas usar un cernidor, así podrás filtrarlo y ver que efectivamente está todo descompuesto, y que no hay trozos grandes de ramas, vegetales u hojas secas todavía.

abono orgánico listo para usar

Así debe lucir tu tierra de hojas secas cuando esté lista. Este será el abono orgánico perfecto para nutrir tus plantas de jardín

Esto es todo, parece muy difícil pero la realidad es que tener tu compost o abono de hojas de tierra no es nada difícil, sólo necesitas dedicación, tiempo para que se descomponga todo y ya tendrás fertilizante de primera calidad, orgánico y creado en tu propio hogar.

 

 


Artículos Relacionados