Cuevas


Cuevas

Las cuevas, también llamadas cavernas, son cavidades naturales que se han formado gracias a la erosión de las corrientes de agua, también gracias al hielo e incluso a la lava de los volcanes. En la mayoría de los casos, las cuevas se forman cuando se disuelve la roca caliza gracias a la acción del agua ácida.

Las cuevas muchas veces pueden dar cobijo tanto a personas como también a animales. En las cuevas es posible construir casas interiores y darle otros usos similares. Por lo general las cuevas son un poco húmedas y sumamente oscuras, y algunas son tan pequeñas que apenas cabe una persona, aunque por supuesto hay otros que tienen varios kilómetros de extensión. Muchos animales suelen adoptarlas como su hogar y no dudan en ahuyentar a cualquiera que se acerque. En algunos lugares se pueden encontrar incluso cavernas muy profundas cuya profundidad llega a ser mayor a los 2000 metros.

Tipos de cuevas

Existen diversos tipos de cuevas que se reúnen en dos categorías: las primarias y las secundarias.

Las cuevas primarias son aquellas que se forman al mismo tiempo que la roca que las rodea. Su formación tiene lugar durante la actividad volcánica gracias al desplazamiento de la lava.

Las cuevas secundarias son las que se forman luego de la roca que las rodea. Su formación se debe a distintos procesos por medio de los cuales parte de la roca se va gastando y descomponiendo debido a al erosión de los elementos. Las cuevas secundarias se dividen en tres tipos a su vez:

  • Cuevas marinas: se encuentran a lo largo de las costas de todo el mundo, ubicándose junto a playas en los mares, ríos y océanos.
  • Cuevas de hielo: se forman bajo un glaciar debido al derretimiento.
  • Cuevas kársticas: se forman debido a que la roca encajante se disuelve, generalmente gracias a una filtración de agua ácida, la cual disuelve la roca lentamente.

En la imagen podemos ver la entrada de una cueva vista desde dentro.


Artículos Relacionados