¿El 21 de diciembre de 2012 fue malinterpretado?


El 21 de diciembre de 2012 fue malinterpretado

¿El 21 de diciembre de 2012 fue malinterpretado?

¿Existe la posibilidad de que las profecías sobre el 21 de diciembre de 2012 hayan sido malinterpretadas? Claro que sí, hay muchos que opinan que la interpretación de estas profecías ha sido errónea.

¿En qué consiste las profecías sobre el 21 de diciembre del 2012 y por qué las mismas fueron malinterpretadas? Para respondernos a estos debemos prestar atención a la idea del tiempo que tenían las culturas americanas antes de la llegada de Colón a dichas tierras, ya que su idea es distinta a la que tenemos actualmente. Allí, en esa diferencia, se aloja el error que hemos cometido según los científicos.

El primer problema que tenemos es intentar entender el mundo pre-colombino en el que vivían estas culturas a través de nuestro mundo actual, cuando en realidad son dos mundos muy distintos.

Lo que los mayas vieron no fue la llegada del fin del mundo ya que en su cosmovisión no existía el tiempo líneal que se usa hoy en día, sino que esta mentalidad apocalíptica que nosotros tenemos proceden de las comunidad judías y cristianas.

En nuestra concepción del tiempo partimos de un determinado año, por ejemplo el año 0 (nacimiento de Cristo) y luego el tiempo simplemente avanza hacia el futuro en forma lineal y sin fin, mientras que los indígenas creían en que el tiempo es cíclico, es decir que esta compuesto por ciclos, cada uno marcado por un comienzo y un fin.

La supuesta profecía maya que sitúa el fin del mundo para los próximos días en realidad se debe a una interpretación totalmente errónea que se realizo de una jeroglífico de una pared del Monumento de Tortuguero (en la imagen de arriba) el cual se encuentra en el estado de Tabasco, en México. Cabe destacar que los mayas no estaban vaticinando una fecha para el fin del mundo en esta inscripción, sino otra cosa que fue malinterpretada.

Si bien ninguna de las culturas indígenas americanas vaticinaron el fin del mundo, sí creían en el mismo aunque no tenían ninguna idea de cuándo se produciría. Tal parece que se trata de un miedo universal presente en prácticamente todas las culturas del planeta Tierra.

Los indígenas centroamericanos, para quitar la angustia de un posible fin del mundo, marcaban los ‘5 días del caos’ en su calendario. Era como una especie de simulacro, y estos días que eran marcados no se contaban si hablamos astrológicamente, pero aún así aparecían en el calendario y casi al final del mismo. Durante estos días, las culturas creían que si a una persona le ocurría cualquier tragedia o desgracia quedaría condenada para el resto de sus días, por lo tanto durante los días del caos no se hacía nada, incluso tropezar era una mala señal.

Estos 5 días demuestran la importancia que tenía el tiempo para los mayas y por qué tenían tantas necesidades de calcularlo al igual que se hace hoy en día. Ellos tenían que cuidar sus recoger y cultivar sus cosechas en períodos de tiempo precisos, también era necesario para tratar de predecir los eventos climáticos y los conflictos que podrían darse con otras tribus.

Sus cálculos sobre el tiempo se volvieron muy avanzados, pero jamás calcularon una fecha para el fin de nuestro mundo.


Artículos Relacionados