El problema de los pájaros y los paneles solares


Los paneles solares y los espejos que redirigen la luz solar son muy buenos para la ecología, pero está claro que los pájaros no se encuentran muy a favor de ellos. La planta solar más grande del mundo, conocida como la Ivanpah Solar Electric Generating System, lleva varios meses operativa pero no todos los amantes del medio ambiente están a su favor. Esta instalación solar gigante cuenta con un total de 350.000 espejos ubicados a través de varios kilómetros. ¿Cómo funciona? Pues concentra la luz del sol en grandes torres para calentar agua. Toda esta gran cantidad de calor no solamente calienta el agua, sino que cocina a los pájaros en pleno vuelo mientras ellos pasan tranquilamente por allí.

El problema de los pájaros y los paneles solares

Este ha sido un problema que la instalación solar ha tenido desde el comienzo, y es lo que ha impedido que otros grandes proyectos solares sean llevados a cabo. Se estima que el aire sobre el lugar puede alcanzar una temperatura de hasta 500ºC en las secciones donde mayor calor se concentra, suficiente para acabar con cualquier ave que esté volando por allí. Eso no es todo: la superficie de los espejos, vista desde la altura, podría llegar a parecer semejante a la superficie de un lago, lo cual atraería a los pájaros hacia una muerte segura. Se estima que aproximadamente una docena de aves mueren cada mes en el lugar, aunque esto es poco si lo comparamos con todas las que mueran al chocar con edificios: 300 millones cada año.

Sin ir muy lejos, se calcula que las turbinas eólicas matan unas 10.000 aves cada año. Ninguna forma de generación de energía verde que sea dañina para la vida salvaje puede ser considerada ideal, pero está claro que las muertes que causa la energía solar parecen menos en comparación con otros casos.

¿Qué opinas sobre esta situación?


Artículos Relacionados