El uso eficiente de la calefacción puede rebajar un 30% tu factura




La Consejería de Desarrollo Económico, Turismo y Empleo, nos presenta una serie de medidas fácilmente aplicables para aprovechar al máximo pero eficientemente la calefacción del hogar, y que nos permita ahorrar en la factura de la luz durante la época invernal.

La directora general de Energía, Actividad Industrial y Minera, Esther Marín, ha explicado, “seguir estos consejos no sólo permite ser más sostenibles con el medio ambiente, sino que también podremos reducir hasta en un 30 por ciento el consumo energético, con el consiguiente descenso en la factura de la luz o de combustible, según el caso”.

El uso eficiente de la calefacción puede rebajar un 30% tu factura

Marín ha destacado, “aproximadamente el 45 por ciento del total de la energía consumida en el hogar en invierno procede de la calefacción, por lo que, siguiendo una serie de consejos, los consumidores pueden beneficiarse de un ahorro considerable. Estos consejos se suelen dividir en dos bloques, que son diferenciar entre las buenas prácticas de uso de calefacción y las acciones que se deberían realizar antes de encender la calefacción, que son casi tan importantes como los consejos de uso”, según nos comentaba la directora.

Una de las cosas que podríamos realizar antes de encender la calefacción, es purgar los radiadores para que transmitan de manera óptima el calor, limpiar los filtros en los aparatos de climatización, ya que la suciedad disminuye el rendimiento del aparato, y mejorar el aislamiento cuando sea posible, es decir, revisar puertas y ventanas para encontrar los sitios por donde se podría filtrar el aire desde el exterior. “Un sencillo paso para mejorar el aislamiento, sin tener que realizar un gran desembolso de dinero, puede ser la colocación de alfombras, ya que éstas permiten reducir la pérdida de calor por el suelo”, ha indicado Marin.

El uso eficiente de la calefacción puede rebajar un 30% tu factura

En cuanto a consejos para la utilización de la calefacción, lo primero es establecer una temperatura adecuada. Una temperatura de 20ºC es suficiente para mantener el confort en una vivienda en invierno. De esta forma, por cada grado que se aumenta la temperatura, se incrementa el consumo de energía en aproximadamente un 7%. La temperatura ideal en los dormitorios puede ser entre 3 y 5ºC inferior a la del resto de la vivienda, pero para poder cumplir esto y no notar una diferencia tan alarmante entre una temperatura y otra, se debe aprovechar los diferentes modos y programaciones de los aparatos de calefacción.


Artículos Relacionados