Esta ambientalista es la más joven del mundo y está cambiando el planeta


Hanna Testa es una alumna aplicada que nació en un pueblo llamado Cumming en el estado de Georgia, Estados Unidos. Pero no es una adolescente cualquiera. Además de dedicarle tiempo a su familia y amigos, Hanna invierte su tiempo en generar mayor conciencia sobre el cambio climático y otros problemas que afectan nuestro planeta. Desde pequeña se ha valido de su influencia para mostrarle a los demás la importancia que reside en debatir sobre estos temas. Según sus propias palabras “el conocimiento es poder”. Y vaya si lo es…

ambientalista

Todo comenzó con la enseñanza de sus padres: “Desde niña, mis padres me enseñaron que debía tratar a los animales y al medioambiente de la misma forma que quería que me trataran a mi”. Es así que comenzó a formar hábitos como ir al mercado con bolsas reutilizables, a comer en luncheras ecológicas y a reciclar siempre que le fuera posible.

Hanna se ha valido de sus habilidades como líder y de su inigualable elocuencia para influenciar a otras personas y para demostrarles que las temáticas ambientales no afectan a un grupo reducido de personas de otro país sino a todos y en este preciso momento.

ambientalista

A medida que fue creciendo, se hizo escuchar tanto en su pueblo natal como en otras ciudades. Su discurso le dio voz a los que carecen de ella: osos, delfines, rinocerontes, caballos, chimpancés, elefantes y orcas.

Esta joven posee habilidades que muchas veces ni en las personas adultas se encuentran: una gran facilidad para tratar de forma práctica los problemas y pensar soluciones prácticas que sean lo suficientemente convincentes.

Hoy día, Hanna trabaja en varias campañas para ayudar al medioambiente. En este sentido, tomó como disparador la película Plastic Paradise para crear una campaña en favor de la reducción de plásticos. Es así que se decidió a difundir la obra de distintos artistas como Benjamin Von Wong que realiza escenas fascinantes a partir de botellas de plástico.

arte con botellas

Es más, en febrero de este año, Hanna concurrió al capitolio de Georgia para celebrar el primer Día de la Concientización por la Contaminación ambiental con el fin de impulsar a que las personas reduzcan el consumo de plástico.

Los oradores, los ambientalistas y los artistas invitados disertaron sobre la importancia de llevar una vida que genere un impacto bajo en el medioambiente. ¿Quién fue la encargada de dar la conferencia de cierre? Pues Hanna con su discurso apasionado. Esta adolescente audaz se animó a hablar sobre esta problemática frente a miles de niños, adultos ¡y el gobernador de Georgia!

“Cuando eres joven, ves un montón de adultos luchando por generar un cambio y piensas que de grande te gustaría hacer lo mismo. Pero no tienes porqué esperar a ser mayor. Puedes hacerlo ahora mismo”, afirma Hanna.

Tiene pensado continuar con su proyecto e influenciar de manera positiva a las personas que la escuchen. De esta forma, Hanna cree que podría inspirarlas a que empiecen a realizar pequeños cambios que, según ella, pueden hacer realmente la diferencia en el planeta tierra.

Ella está convencida de que las conferencias, los eventos y la concientización masiva pueden inspirar no sólo a los adultos sino también a los niños y adolescentes a empezar a generar campañas similares dentro de sus propias comunidades. ¡Esperamos que así sea!


Artículos Relacionados


    1. Carlos Tenorio 13/04/2017

    Agrega tu comentario