Granjeros, cazadores y guardabosques ayudan a proteger a los pangolines


Granjeros, cazadores y guardabosques ayudan a proteger a los pangolines

Los pangolines son unos pequeños animales especialistas en consumir hormigas. No poseen dientes: sus largas lenguas poseen una saliva pegajosa, la cual resulta útil para capturar insectos. Son animales nocturnos y bastante tímidos. Todavía hay muchas cosas que no sabemos sobre los pangolines, lo cual dificulta la tarea de proteger a su población salvaje y de ayudarlos a reproducirse. Según la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza, no hay estimaciones sobre las poblaciones de pangolines de ninguna región.

Dos de las principales amenazas de los pangolines son los cazadores furtivos y la pérdida de su hábitat natural. Seis de las ocho especies de pangolines están consideradas como especies amenazadas.

En las montañas Cardamom de Camboya ha surgido un interesante proyecto para ayudar a estos pequeños: guardabosques, granjeros e incluso excazadores están colaborando en la conservación y la protección de estos animales sin alejarlos de su hábitat salvaje. Ahora quizá te preguntes: ¿por qué se ha pedido ayuda a los excazadores? Porque son quienes más conocen los bosques y terrenos, así como los hábitos de los pangolines, y esa información es muy importante para ayudar a protegerlos.

El proyecto también pretende brindar nuevas oportunidades y puestos de trabajo a la gente de la región a cambio de su ayuda para proteger a los pangolines.

Fuente


Artículos Relacionados