La pirotecnia y la ecología


La pirotecnia y la ecología

Estamos en época de fiestas, así que es normal ver montones de fuegos artificiales y otros tipos de pirotecnia durante estas fechas. Aunque no lo parezca, los fuegos artificiales no solamente contaminan, sino que además son dañinos para la salud, así que están lejos de ser algo provechoso para la ecología. Cuando estallan, los fuegos artificiales queman sales metálicas que contribuyen a contaminar, se genera humo y el ruido es sumamente molesto para los animales.

La sar perclorada es uno de los principales “ingredientes” utilizados, y al combinarse con los metales pesados presentes en los fuegos artificiales produce compuestos tóxicos, los cuales son nocivos en caso de respirarse (cosa que prácticamente no sucede), pero sí existen posibilidades de que los restos puedan terminar sobre la tierra o en algún curso de agua.

Afortunadamente existen algunas variantes ecológicas. Algunos fuegos artificiales usan nitrógeno o nitrocelulosa en lugar de sal perclorada, permitiendo así que los componentes se quemen más limpiamente y produciendo menos humo. También existen métodos alternativos para impulsar los fuegos artificiales, tal como sucede en el caso de los que usan aire comprimido.

Los gobiernos deberían establecer mejores regulaciones respecto al uso de fuegos artificiales y también respecto a la cantidad de perclorados presentes en los mismos.


Artículos Relacionados