Madrid: Se detectan sustancias peligrosas en el servicio de agua pública


El servicio público de agua potable en Madrid, padece de un problema grave de revisión. Cada vez, existe una mayor preocupación por la presencia de sustancias en el agua de la ciudad, a los que se denomina contaminantes emergentes. Entre estos, se incluyen los fármacos y sustancias componentes de las drogas de abuso. Debido a que los controles para estas sustancias no están incluidas legalmente en los programas que se realizan rutinariamente para el control de las sustancias de las aguas, han pasado desapercibidas durante mucho tiempo.

Se ha podido analizar y descubrir la presencia de 25 drogas de abuso, 17 medicamentos oncológicos y seis tipos distintos de contraste iodado en el agua del grifo. A pesar de que las aguas residuales y superficiales ya han podido ser ampliamente estudiadas por los especialistas, la investigación de la posible presencia de estas sustancias en el agua potable, es considerada de prioridad, ya que se tratan de sustancias muy activas biológicamente y que se ha demostrado científicamente que estas sustancias pueden afectar tanto a personas como a animales.

Madrid: Se detectan sustancias peligrosas en el servicio de agua pública

A pesar de que el consumo de estas sustancias puede ser muy perjudicial para la salud, el grupo de investigación encargado de el hecho, asegura que el consumo del agua aunque tenga dichas sustancias, no será perjudicial para la salud, aún si se consumiese toda la vida, no presentaría problemas para las personas que utilicen el servicio.

En el punto de muestra de la estación de tratamiento de Colmenar, el estudio reveló la presencia de 8 de las 25 drogas de abuso más conocidas. Algunas de ellas fueron sustancias pertenecientes a los cocaínicos, anfetamínicos, opiáceos y finalmente la cafeína, en rangos de concentraciones de entre los 0,11 y 502 nanogramos por litro (ng por litro). De todas estas sustancias, la que se halló que tenía mayor concentración fue la cafeína, que tenía la concentración máxima del estudio con 502 ng por litro. Otra de las estaciones analizadas fue la de Tajo, con iohexol como la sustancia con la mayor concentración analizada, de unos 5 ng por litro.

Si bien se estima que estas sustancias que se encuentran en el agua no son problemáticas para la salud de las personas que tomen del grifo, ya que son concentraciones mínimas de las mismas, se proseguirán los estudios para averiguar cualquier inconveniente posible, y para la seguridad de la población frente a esta problemática.


Artículos Relacionados