Plaguicidas


plaguicidas

Los Plaguicidas

Los plaguicidas son sustancias o mezcla de sustancias destinadas a prevenir, destruir, repeler o mitigar cualquier plaga, por tanto son enemigos de la ecología. Puede ser una sustancia química, un agente biológico (tal como un virus o una bacteria), un antimicrobiano, un desinfectante o dispositivo que se utiliza en contra de cualquier tipo de plagas. Las plagas incluyen insectos, patógenos de plantas, hierbas, moluscos, aves, mamíferos, peces, nematodos (gusanos redondos), y los microbios que destruyen la propiedad o contribuyen a la propagación de una enfermedad. El término incluye las sustancias destinadas a utilizarse como regulador del crecimiento de las plantas, defoliantes, desecantes, agentes para evitar la caída prematura de la fruta, sustancias aplicadas a los cultivos antes de la cosecha para proteger el producto contra el deterioro durante el almacenamiento y el transporte.

Usos de los plaguicidas

Los pesticidas se usan para controlar los organismos considerados como nocivos. Por ejemplo, se utilizan para matar los mosquitos que pueden transmitir enfermedades potencialmente mortales como el virus del Nilo occidental, la fiebre amarilla y la malaria. También se puede matar a las abejas, avispas u hormigas que pueden causar reacciones alérgicas. Los insecticidas pueden proteger a los animales de enfermedades que pueden ser causadas por parásitos como las pulgas. Los herbicidas se pueden utilizar para eliminar las malas hierbas en carretera, árboles y arbustos y también pueden matar las malas hierbas invasoras que causan daños al medio ambiente. Los herbicidas se aplican habitualmente en los estanques y lagos para el control de algas y plantas, como la hierba de agua que puede interferir con actividades como la natación y la pesca. Sin control, las plagas como las termitas y el moho pueden dañar las estructuras de las casas. Los pesticidas se usan en los supermercados y las instalaciones de almacenamiento de alimentos para combatir a los roedores y los insectos que infestan los alimentos. Cada uso de un plaguicida conlleva ciertos riesgos asociados. El uso de plaguicidas adecuados disminuye los riesgos asociados a un nivel considerado aceptable por los organismos de reglamentación de plaguicidas, tales como la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y el Organismo de Reglamentación (PMRA) de Canadá.
Los pesticidas pueden ahorrar dinero a los agricultores mediante la prevención de pérdidas en los cultivo, combatiendo s a los insectos y otras plagas; en los EE.UU., los agricultores obtienen un retorno estimado de cuatro veces el dinero que gastan en los pesticidas.

Efectos sobre la salud de los plaguicidas

Aunque hay ventajas en el uso de pesticidas, también hay desventajas, como la toxicidad para los seres humanos y otros animales.
Los pesticidas pueden causar problemas de salud agudos y tardíos. La exposición a pesticidas puede causar una variedad de efectos adversos para la salud. Estos efectos pueden variar desde una simple irritación de la piel y los ojos a efectos más graves como afectar el sistema nervioso, imitando a las hormonas que causan problemas reproductivos, y a las que causan cáncer. Otros resultados negativos de la exposición a plaguicidas incluyen defectos de nacimiento, la muerte fetal, y el trastorno neurológico.
La Organización Mundial de la Salud estima que cada año, 3 millones de trabajadores en la agricultura en el mundo, sufren intoxicación severa de pesticidas, y unos 18.000 de ellos mueren.

Efectos ambientales de los plaguicidas

El uso de plaguicidas plantea una serie de preocupaciones ambientales. Más del 98% de los insecticidas rociados y el 95% de los herbicidas llegan a un objetivo no deseado, tal como el aire, el agua y el suelo. La dispersión de los pesticidas se produce cuando son suspendidos en el aire como partículas y son transportadas por el viento a otras áreas, potencialmente contaminantes. Los plaguicidas son una de las causas más importantes de contaminación del agua, y algunos pesticidas son contaminantes orgánicos persistentes que contribuyen a la contaminación del suelo.

Además, el uso de pesticidas reduce la biodiversidad, reduce la fijación de nitrógeno, contribuye a la disminución de polinizadores, destruye el hábitat (especialmente para las aves), y amenaza a las especies en peligro de extinción.

Que opinas de los Plaguicidas?


Artículos Relacionados