Playas


Playas

Las playas son depósitos de sedimento de distinto tipo que se encuentran junto a una masa de agua, ya sea un río, un lago, el mar, etc. Por lo general el sedimento suele ser arena, aunque también hay casos de playas de grava. Las playas, en la mayoría de los casos, tiene una forma ondeada debido a la acción de la marea y el oleaje (sobre todo en las playa de mar), aunque también es modificada en menor medida por el viento y por acción del hombre.

Para que se origine una playa, o mejor dicho, para que se forme, se deben cumplir ciertas condiciones especiales sin las cuales la formación no sería posible. ¿Cuáles son estas condiciones? Primero que nada, el área en cuestión debe permitir la acumulación del sedimento. En segundo lugar, la acumulación de sedimento debe ser mayor a la acción de la erosión provocada por el agua y por el viento; por supuesto que si la erosión es mayor el sedimento no podrá acumularse y la playa jamás se formará. El sedimento generalmente es más o menos grueso dependiendo del oleaje. Cuanto mayor es el oleaje, más grueso tendrá que ser el sedimento. En una playa con poco oleaje, el sedimento tiende a ser mucho más delgado.

Las playas son una de las pocas formaciones que cambian constantemente, ya que siempre se encuentra sujeta a la acción del agua y el oleaje, también a diversos fenómenos climáticos y además a la acción de las personas que pasan por allí.

Las playas tiene dos funciones principales: las personas las utilizan para su recreación y para practicar algunos deportes, y ciertos animales anfibios las utilizan como hábitat o como un lugar de descanso temporal. Algunos animales viven permanentemente en la playa, tales como los cangrejos por ejemplo.

En la imagen podemos ver una playa localizada en Ecuador.


Artículos Relacionados