Ecologia

pradera

Formación de la pradera

La formación de la pradera comenzó con el ascenso de las montañas rocosas. Las montañas crean una sombra de lluvia que mató a la mayoría de los árboles.
Los seres humanos y animales de pastoreo, participaron activamente en el proceso de formación de las praderas y el establecimiento de la diversidad de graminoides y especies herbáceas. El fuego en las praderas, tiene el efecto de la tala de árboles, ya que realiza una limpieza de materia vegetal, y las cenizas generan un cambio de la disponibilidad de ciertos nutrientes en el suelo. El fuego mata el tejido vascular de los árboles, pero no a las praderas, ya que un 75% (dependiendo de la especie) de la biomasa total de la planta está por debajo de la superficie del suelo y es por ello que vuelve a crecer.

Fertilidad de la pradera

A pesar de las largas sequías recurrentes y ocasionales lluvias torrenciales, las praderas de las grandes llanuras no están sujetas a la erosión del suelo. El sistema de raíces de pastos de pradera firme mantiene el suelo en su lugar y evita la escorrentía del suelo.

El biocombustible de la pradera

Una reciente investigación realizada por David Tilman, ecologista de la Universidad de Minnesota, sugiere que: “los biocombustibles elaborados a partir de mezclas de alta diversidad de plantas de pradera puede reducir el calentamiento global mediante la eliminación de dióxido de carbono de la atmósfera”.
A diferencia del maíz y la soja, que son los principales cultivos de alimentos, las hierbas de pradera no se utilizan para el consumo humano. Las hierbas de praderas se pueden cultivar en suelos de escasa fertilidad, lo que elimina el costo de agregar nutrientes al suelo. Tilman y sus colegas estiman que los biocombustibles elaborados con hierbas de pradera generan un rendimiento energético del 51 por ciento más por hectárea que el etanol de maíz cultivado en tierras fértiles.

Deja un comentario

  • (will not be published)