Pristionchus borbonicus: El gusano de cinco caras


Algunos Científicos del Instituto Max Planck de Biología del Desarrollo, han descubierto recientemente una nueva especie de gusano en la Isla Reunión, isla perteneciente a Francia. Este gusano posee una característica destacable sobre los demás: tiene hasta cinco formas diferentes de boca.

Durante ocho años, un equipo de investigación dirigido por Ralf Sommer y Matthias Herrmann, viajaron a esta isla en el Océano Índico para estudiar los nuevos nemátodos, que viven en el interior de las plantas de higo y a primera vista se ven totalmente diferente.

Para su sorpresa, los científicos encontraron que todos los gusanos pertenecen a una sola especie, la cuál es capaz de desarrollar cinco formas diferentes de boca. Los nemátodos son genéticamente idénticos, sin embargo su fuente de alimento se decide en la forma de la boca. Son un ejemplo extremo de divergencia evolutiva dentro de una misma especie. El equipo de Ralf Sommer le ha dado el nombre a la nueva especie, Pristionchus borbonicus, por la Île Bourbon, el antiguo nombre de la isla de la Reunión hasta el año 1848.

Pristionchus borbonicus: El gusano de cinco caras

Las cinco formas distintas de la boca son muy distintas entre sí en apariencia, por lo que los científicos consideraron inicialmente que se debía a que eran especies separadas. Sólo mediante la secuenciación de los genomas de los nemátodos, los científicos del Instituto Max Planck lograron descubrir que se trataba de una sola especie con distintas formaciones genéticas, y luego se encargaron de asignar las cinco formas distintas de la boca a esta especie única, es decir, la Pristionchus borbonicus descrito recientemente.

Esto puede representar un ejemplo claro de la variación dentro de una misma especie, así como en la forma variable del contexto en la identidad genética. De forma un poco sorprendente, los investigadores encontraron gusanos similares del mismo tipo en Vietnam y Sudáfrica. De esta forma se descarta que se trate simplemente de una especie local de la Isla Reunión. Es evidente que la asociación con los higos es un fenómeno generalizado.

“Las diferentes formas de boca de Pristionchus borbonicus, que hemos encontrado ahora, están especializadas en la ingesta preferida de bacterias, levaduras u otros gusanos. Así que, obviamente, ocupan diferentes nichos ecológicos dentro de la higuera”, explica Ralf Sommer, Director del Departamento de Biología Evolutiva. “La variante de boca ancha, que tiene un único diente característica, es adecuado para llevar a cabo ataques depredadores. La versión estrecha, por el contrario, se utiliza principalmente para obtener alimentos bacterianos”.


Artículos Relacionados