Tratamiento de aguas servidas


Tratamiento de aguas servidas

Importancia del tratamiento de aguas servidas

En el tratamiento de aguas servidas, el metanol tiene un papel crucial y también en la ecología. Los niveles altos de amoníaco que acompañan a los residuos procesados en las instalaciones generan una degradación bacteriana, que convierte el amoniaco en nitratos. A través de un proceso conocido como “desnitrificación”, las instalaciones de tratamiento de aguas convierten el exceso de nitrato en gas nitrógeno y luego es ventilado a la atmósfera.

Más información sobre el tratamiento de aguas servidas

El constante aumento de la industrialización, la urbanización y el crecimiento de la población están conduciendo a la producción de grandes cantidades de aguas residuales que, con frecuencia causan peligros ambientales. Esto hace que el tratamiento de aguas residuales y la reducción de aguas residuales sean cuestiones muy importantes. En el tratamiento primario, el agua residual se canaliza en grandes tanques de almacenamiento (tanques de sedimentación) y se dejará reposar para permitir que las grasas y aceites suban a la superficie. El material en la parte superior e inferior de los tanques es desperdiciado, y el agua pasa al tratamiento secundario. En esta etapa, las bacterias se introducen y comienzan a consumir las pequeñas partículas de materia orgánica que permanecen en el agua. Para facilitar esto, el oxígeno se bombea en el agua para permitir que las bacterias se alimenten de forma continua. El agua pasa entonces a otro grupo de tanques de sedimentación, donde la mayoría de las bacterias se asientan y se bombea de nuevo a los tanques de aireación. El agua es tratada con cloro o expuestos a la luz ultravioleta para matar las bacterias restantes. En promedio, este proceso elimina más del 90% de las impurezas que estaban en el agua.

Te gusto nuestro articulo sobre tratamiento de aguas servidas?


Artículos Relacionados