Volkswagen: La historia no tiene fin


El problema con la empresa de automóviles Volkswagen parece no tener fin. Ahora, en un nuevo capítulo de esta historia, parece que varios ingenieros de la empresa, han admitido una manipulación en los datos de las emisiones de dióxido de carbono (CO2). Como defensa, han declarado que han llegado a el punto de hacer esto debido a que las metas a cumplir fijadas por el ex-presidente ejecutivo, Martin Winterkorn, eran difíciles de alcanzar en la ingeniería de estos coches.

El diario encargado de transmitir esta información, contó las declaraciones que los ingenieros operarios de VW. Al parecer, para lograr cambiar los resultados reales en los datos, manipularon la presión en los neumáticos de los vehículos, y además, mezclaron el diésel con aceite para la lubricación del motor, para lograr de esta forma que los vehículos consumieran menos combustible. Este es un truco que comenzó a ser empleado en el año 2013 y que se extendió su uso hasta que fue descubierto por las autoridades europeas, este año.

“Empleados han indicado en una investigación interna que hubo irregularidades al establecer los datos de consumo de combustible. La manera en que esto ocurrió es materia de los procedimientos en curso”, dijo uno de los portavoces de la empresa Volkswagen, el cuál rehusó a comentar el reporte del periódico que brindó la información a el resto de la prensa.

Escándalo Volkswagen

Volkswagen, declaró que había subestimado( o trucado) el uso y consumo del combustible, además de las emisiones de dióxido de carbono de unos 800.000 vehículos que fueron vendidos en Europa durante el período de tiempo que no se descubrió la trampa. Luego, prometió que pagará los impuestos y las multas adicionales que puedan cobrarse o adjudicarse a sus usuarios como resultado del escándalo mundial.

Las recientes acusaciones en contra de Volkswagen, han logrado poner en estado de alerta a la reconocida empresa automovilística, cuando la misma admitió que había manipulado las pruebas y los resultados en el caso de las emisiones de óxido de nitrógeno también en Estados Unidos. Analistas expertos en el sector automotriz, declaran que la compañía puede verse obligada a enfrentar cargos por hasta 35.000 millones de euros (38.000 millones de dólares), debido a multas, demandas y re-acondicionamiento necesario de estos vehículos.

Se dice que la empresa está animando a todo su personal a colaborar con la investigación interna en curso, con el propósito de limpiar su imagen ante la prensa y los consumidores mundiales. Además, promete no despedir a ninguna persona de sus instalaciones ni demandar a estas por ninguna mala conducta, ya que la empresa se responsabiliza y acepta la culpa, aunque se estima que los ejecutivos de alto nivel tendrán que rendir cuentas, debido a su alta responsabilidad sobre el caso en la empresa.


Artículos Relacionados