World Solar Challenge: Atravesar a Australia solo con energía solar


El sueño de los ingenieros de motores: recorrer miles de kilómetros sin gastar en gasolina, está cada día más cerca. Este prototipo de vehículo, diseñado específicamente para la competición World Solar Challenge, ha logrado recorrer más de 3.000 kilómetros (1.864 millas) sólo abasteciéndose con la energía extraída desde sus paneles solares.

El World Solar Challenge, es una competición celebrada en Australia, país ubicado en el continente de Oceanía. En la competencia, han participado un total de 42 coches solares, y para resultar ganador, la regla parece tan simple como difícil: cruzar Australia sólo con la ayuda de la energía solar.

Vehículo Nuon Solar 6

Hasta último momento, la competencia fue muy pareja entre todos los competidores, pero al final ha sido el Nuon Solar Team el equipo en proclamarse vencedor. El equipo, es un grupo de ingenieros de la Delft University en Holanda, y han resultado vencedores tras cruzar la meta en la localidad australiana de Adelaide en primer lugar.

Joris van den Berg, uno de los miembros del equipo vencedor ha señalado que, durante toda la carrera, sólo ha habido “pocos minutos de diferencia con el segundo”: “las operaciones que hemos tenido que hacer durante la carrera, cambiando los neumáticos o enfocando los paneles solares al sol, es los que nos han dado la ventaja”.

Nuon Solar 6

Este coche, pesa alrededor unos 150 kilos, y tiene una velocidad media de 90 kilómetros por hora, aunque puede acelerar hasta una velocidad de 130 kilómetros por hora cuando se va a adelantar a otros coches. Conducir un vehículo así no debe ser nada fácil, ya que sus características físicas, como de rendimiento, son diferentes a los vehículos a los que estamos acostumbrados. Durante todo el transcurso de la carrera, otro coche con miembros del equipo, se iba encargando de calcular cuál era la velocidad más adecuada en cada tramo de carretera y para calcular cuando realizar un adelantamiento.

Nuon Solar Team

“Es más inestable que un coche normal y la cabina es muy pequeña”, ha señalado Van den Berg. Con temperaturas que han llegado a alcanzar en algunas etapas hasta los 44 grados celcius, el equipo ha tenido que ser entrenado especialmente durante meses para esta ocasión, pero a pesar de eso, todos los esfuerzos han valido la pena y ahora son los flamantes ganadores mundiales de la competición World Solar Challenge.


Artículos Relacionados