Aire


Aire

El aire

Lo que comúnmente conocemos como aire es en realidad oxígeno. Cuando decimos que respiramos aire, en realidad, estamos respirando el oxígeno que podemos encontrar en el aire, que por cierto está formado por varios gases distintos. El aire en sí es una mezcla de gases que constituye la atmósfera del planeta Tierra y permanece alrededor del mismo debido a la fuerza de gravedad. El aire, por ser el poseedor del oxígeno, es algo esencial para la vida en nuestro planeta, ya que los seres vivos no puede vivir sin él. El aire no puede ser observado a simple vista debido a que es muy fino y además transparente, aunque sí puede ser visto claramente cuando está contaminado.

Los componentes principales del aire son el nitrógeno, el oxígeno y el argón, así como también el vapor de agua. El nitrógeno se encuentra presente en un 78% aproximadamente, mientras que el oxígeno lo está en un 21%. El aire posee también algunos otros componentes menores, siendo algunos de ellos gases del efectos invernadero, como por ejemplo el dióxido de carbono, el metano, el óxido nitroso, entre otros. Posee además cantidades mínimas de ozono y en cantidades aún más pequeñas es posible encontrar otros tipos de sustancias, como por ejemplo ciertas esporas de plantas, polen, polvo e incluso ceniza volcánica dependiendo de la región. En algunos lugares el aire presenta ligeras concentraciones de ciertos contaminantes introducidos por la actividad humana, como el cloro, el mercurio o el azufre.

Al ser el aire una composición de gases, obviamente también debemos clasificarlo como un gas. Al igual que el resto de los gases, el aire tiene la capacidad de expandirse y de contraerse, además posee masa y densidad, y por supuesto ejerce una presión sobre todos los cuerpos, mejor conocida como la presión atmosférica.

El aire posee ciertas propiedades que varían según la altitud, la temperatura y su composición. La atmósfera del planeta Tierra está dividida principalmente en cuatro capas, las cuales son conocidas como la troposfera, la estratosfera, la mesosfera y la termosfera. Cuando mayor es la altitud, menor es la presión y el peso que el aire ejerce.

Cuando se realizan análisis de la contaminación presente en la atmósfera terrestre, se hace énfasis en la dos capas de la atmósfera que más cerca están de la superficie terrestre, las cuales son la troposfera y la estratosfera. El aire que obtenemos de la troposfera es el que interviene en la respiración de los seres vivos. El mismo se compone, por volumen, de nitrógeno en un 78% aproximadamente, oxígeno en un 21%, argón en un 0,9%, dióxido de carbono en un 0,03% y otros gases que representan el resto.

El aire es uno de los elementos más importantes que existen en la Tierra junto con el agua, ya que de ambos depende la vida de una gran cantidad de especies que habitan el planeta.


Artículos Relacionados