Hyundai Ioniq: la conducción del futuro




La firma automovilística sur-coreana Hyundai, ha hablado sobre su nuevo modelo híbrido Ioniq y ha revelado nuevos detalles del diseño interior y exterior del automóvil, que se presentará como primicia mundial a finales de mes y se mostrará en el próximo Salón Internacional del Automóvil de Ginebra, aunque su lanzamiento será más adelante en el año 2016.

Este modelo se ofrece con tres métodos de propulsión diferentes, en función de las necesidades de los usuarios conductores, como son la versión eléctrica, la enchufable gasolina-eléctrico híbrida y la de gasolina eléctrica-híbrida. Este modelo. está basado en una idea estructurada, desarrollada de forma específica para que sea capaz de incorporar diferentes sistemas de propulsión, mientras que su chasis y materiales de la parte exterior, están optimizadas para lograr una dinámica eficiente en cada una de sus configuraciones.

Hyundai Ioniq: la conducción del futuro

La firma asiática destacó que el Ioniq ha sido diseñado para contar con una reducida resistencia aerodinámica, mientras que en el interior se ha optado por elegir superficies claras y simples, formadas con materiales respetuosos con el medio ambiente, aunque no por eso deja de ser llamativo y lujoso. Muchos creen que el objetivo de este coche es principalmente ofrecer una competencia directa con el Toyota Prius y quitar su popularidad en el mercado automovilístico actual en lo que a coches híbridos se refiere.

Hyundai Ioniq: la conducción del futuro

El Hyundai Ioniq híbrido, se sirve del motor de gasolina Kappa GDI, de 1,6 litros de cilindrada y 105 CV, que ha sido desarrollado en exclusiva para este modelo. Entre sus virtudes figura una eficiencia térmica del 40% que, según sostiene la empresa sur-coreana, es “la más alta del mundo”. En realidad el motor de combustión del Toyota Prius ofrece el mismo valor de eficiencia, pero no por ello deja de ser un dato destacable. Este propulsor se combina con otro eléctrico que entrega 44 CV de potencia y el sistema conjunto funciona asociado a una transmisión automática de doble embrague y seis velocidades.

Hyundai Ioniq: la conducción del futuro

La estructura exterior y carrocería del Ioniq, están fabricadas a base de aceros de alta resistencia y aluminio. El aluminio está empleado para rebajar el peso total del conjunto y se usa mayormente en partes no estructurales del coche, como el capó, el portón trasero o la suspensión. La batería de iones de litio que alimenta el sistema eléctrico se ubica por delante del eje trasero para así lograr un centro de gravedad lo más bajo posible y mejorar la agilidad del coche.


Artículos Relacionados