Reino Unido inaugura su primera granja solar flotante


¿Creías que los paneles solares solo pueden ser instalados en techos y en tierra? Pues te equivocas. Recientemente, Reino Unido ha inaugurado su primera granja solar flotante, la cual está ubicada en Berkshire. Esta instalación flotante cuenta con 800 paneles solares con una capacidad de 200kW. El proyecto ha tenido un costo de más de $400.000 dólares y se ubica en una reserva de la Sheeplands Farm. El dueño de la granja, Mark Bennett, se ha asociado con la firma Ciel et Terre para llevar este proyecto adelante, y ambas partes esperan que el ejemplo sea copiado en otros rincones del mundo.

Reino Unido inaugura su primera granja solar flotante

 

Las granjas solares flotantes están ganando mayor atención últimamente, ya que no requieren el uso de grandes extensiones de terreno. Lo ideal es colocar estas granjas en masas de agua como embalses, lagos de cantera, canales de riego y estanques que no cumplan otros propósitos. Las instalaciones además añaden valor a estas masas de agua, sobre todo cuando el terreno a su alrededor ya se encuentra en uso. Los paneles solares además presentan otra ventaja, y es que dan sombra al agua, evitándose la evaporación innecesaria de la misma. En países como Japón, India y Francia ya se han instalado sistemas similares, y de hecho es en Japón donde se busca completar una instalación de 1.7MW, que a su vez formará parte de un proyecto mayor de 60MW, el cual es resultado del esfuerzo combinado de las firmas Ciel et Terre, Kyocera y Century Tokyo.

Volviendo a Reino Unido, Bennett dice que esta clase de sistemas tiene mucho potencial y podrían crearse instalaciones incluso 100 veces más grandes en comparación con la suya. Las firmas y empresas que cuenten con masas de agua como las descritas en el párrafo anterior pueden hacer uso de las granjas solares flotantes, lo cual a largo plazo les permitirá ahorrar dinero, sin mencionar que le estarán dando una mano a la ecología. Los paneles flotantes están hechos con materiales reciclados, tienen una esperanza de vida de 30 años y se pueden instalar incluso en reservas de agua destinada al consumo humano.


Artículos Relacionados