Biomasa


Existe una palabra de la cual se habla mucho en los ámbitos de la ecología y medio ambiente, pero que pocos de nosotros conocemos a fondo su significado. Hablamos de la llamada biomasa.

En este artículo de hoy te explicaremos qué es la biomasa, su concepto y significado, la importancia que tiene en el mundo actual, así como sus usos populares y tipos de biomasa que existen.

¿Qué es la biomasa?

Por biomasa nos referimos a una sustancia orgánica renovable que tiene su origen en los animales o bien en los vegetales. De la biomasa se puede extraer energía ya que los seres vivos almacenan energía, y como ya dijimos, la biomasa proviene de ellos.

En este proceso los vegetales contribuyen realizando la fotosíntesis, y los animales se comen la planta para alimentarse, pasando energía a su cuerpo.

La biomasa es usada como fuente energética desde varios siglos, pero cuando aparecieron los combustibles fósiles como el petróleo, la biomasa perdió protagonismo. Actualmente, sus usos son más domésticos que industriales y tiene 3 tipos.

Tipos de Biomasa

Vamos a ver los tipos de biomasa que existen hoy por hoy:

Biomasa natural

Biomasa natural es la que se obtiene de forma natural, sin la intervención del hombre. Las biomasas naturales cuando no se explotan de forma masiva por el hombre suelen ser las fuentes de energía naturales más económicas y menos contaminantes.

Un ejemplo de biomasa natural puede ser la madera de un tronco de árbol o ramas caídas por un fenómeno natural como tormentas, tornados, etc.

Biomasa residual

Conocida como biomasa residual, es la que se produce como residuo de las diferentes incidencias del hombre. Un ejemplo es la industria de la madera con el aserrín, la ganadería extensiva o agricultura intensiva, que suelen dejar estragos muy grandes a nivel ambiental.

Utilizar la biomasa residual aveces requiere de procesos complejos de reciclaje y reutilización para que estos recursos no se vean desperdiciados.

Cultivo energético

Su función es transfomar biomasa en combustible; se dividen en 3 o 4 tipos, los cuales son los cultivos ya existentens (típico de los cereales), los lignocelulósicos forestales (donde encontramos al sauce) y lignocelulósicos herbaceos (entre los cuales está el cardo), también hay otros como la papa.

Lamentablemente debido al avance de la tecnología y los intereses de las petroleras este tipo de fuente energética fue dejada de lado. Hacer uso de la biomasa como fuente energética a gran escala podría ayudar enormemente a reducir las fuentes contaminantes por uso de combustibles fósiles, cambio que traería una mejora en nuestro medio ambiente.

biomasa

Ventajas de la Biomasa

Vamos ahora a detallar las diferentes ventajas de la energía procedente de la biomasa.

Energía renovable

La biomasa es un tipo de enería renovable ya que nos permite usar fuentes tales como: residuos orgánicos, restos de cultivos y estiércol de animales.
En otras palabras, son fuentes de biocombustibles inmensamente grandes que están a disposición siempre que quieramos, y en cualquier época del año.

Sumamente barata

Si comparamos el precio de la biomasa con el de combustibles fósiles como el gasoil, nafta o carbón, podremos encontrarlo sumamente barato. Cuesta generalmente unas 4 veces más barato que los combustibles basados en petróleo, obteniendo mejores resultados en cuanto a rendimiento además.

Es casi ilimitada

Dado su origen orgánico, la biomasa es una fuente casi ilimitada de energía, por lo que existen innumerables cantidades de ella que se renuevan año a año de forma natural, a diferencia del petróleo, que no sólo contamina mucho, sino que también es un recurso finito.

Desventajas de la Biomasa

¿Y no tiene desventajas? Claro que si, la biomasa tiene desventajas, que te detallamos a continuación:

Requiere de lugares grandes

Una de las desventajas de la biomasa es que necesita de un espacio considerable para guardarse, también requiere de mucho espacio para almacenar todas las máquinas necesarias para el proceso de generación de la energía misma.

No es tan barata en algunos casos

En casi todos los lugares la biomasa es una fuente barata de energía, sin embargo en determinados países que están bajo algunas consideraciones climáticas y socio-económicas también puede llegar a ser más caro que las fuentes de energía tradicional (esto se da por muchos impuestos generalmente).

Cuidado con el medio ambiente

Si bien la biomasa suele contaminar menos que la energía originada en combustibles fósilse, lo cierto es que si se aplica la extracción de biomasa en manera masiva e intensiva, ésta puede ocasionar daño irreparable a los ecosistemas y diferentes recursos naturales, destruyendo desde el origen las posibilidades de renovación a futuro.

12 Ejemplos de Biomasa

Si bien bien nunca te pones a pensarlo seguramente, existen muchísimos ejemplos de biomasa que usas a diario y que seguramente desconocías. Vamos a explorar doce ejemplos clásicos de biomasa en la actualidad:

Cereales (maiz, sorgo, cebada, etc)

En los procesos de obtención de diferentes bebidas basadas en cereales (la cerveza con la cebada por ejemplo) se genera mucha biomasa que sirven para generar bioetanol luego de pasarlos por un proceso de fermentación. Es una forma de generar biomasa 100% usable.

Cáscaras de frutos secos y semillas

Las cáscaras de diferentes tipos de semillas así como de frutos secos (almendras, castañas, etc) son una fuente de biomasa inmenasmente valorable. Estas cáscaras se almacenan para luego hacer aceites de tipo vegetal a partir de ellos, o bien se utiliza para la cafelacción de hogares.

Leña

Este es uno de los ejemplos de biomasa más comunes que podemos encontrar, es un elemento de carácter orgánico que se encuentra en los árboles de nuestra tierra. Ayuda a generar energía quemándola, obteniendo calor y sirve tanto para propulsar artefactos con su carbón, como también para cocinar al fuego.

Caña y Remolacha

Tanto la remolacha como la caña de azucar son dos tipos de cultivos que tienen muchísima azucar como elemento principal, esto ayuda a que se puedan utilizar no solo como alimento para los seres humanos, sino también como fuente para obtener bioetanol.

Comida

La comida no es otra cosa que un tipo de residuo orgánico. A diferencia de lo que piensa la mayoría, ésta tiene un gran potencial para convertirse en energía reutilizable.

Usando restos de comida se puede no solo crear un compost, también podrás utilizarla para obtener biogas, un tipo de gas obtenido cuando las bacterias comienzan a producir grandes niveles del gas metano que se aprovecha favorablemente para crear este biocombustible.

Podas, tallos y ramas

A diferencia de lo que piensa la mayoría de las personas, las plantas con sus tallos y ramas son una gran fuente de biomasa, en ellas se almacenan grandes cantidades de azúcares, carbohidratos y almidón que luego puede ser utilizado con procesos de fermentación para la generación de biocombustible. Incluso lo bueno es que tras esta extracción, el resto de la platanta puede consumirse normalmente.

Vinos descompuestos

La famosa bebida que es consumida por tantas personas alrededor del mundo es un de las fuentes de biomasa más desconocidas. En realidad el vino en si no es una fuente de energía, pero si todos los vinos que están vencidos y en descomposición, así como los residuos que quedan de su fabricación son ideales para aplicar procesos de fermentación, donde se liberan gases como metanol que luego se puede usar para formar bioetanol.

Residuos de la ganadería

La ganadería es una actividad realizada a lo largo de todo el planeta. El beneficio directo que tiene para la generación de biomasa es a través del estiércol que emiten los animales. Otra forma de obtener biomasa de la ganadería es la grasa sobrante cuando matan a los animales, que generalmente suele tirarse, puede ser aprovechada para generar biocombustible.

Aserrín

El aserrín es el sobrante de muchos tipos de madera, se genera mucho en los grandes aserraderos y carpinterías tanto hogareñas como industriales. Esta madera en polvo sirve de igual manera que la madera para generar calor, combustibles e incluso cocinar en nuestro hogar si se aprovecha bien.

Aceites domésticos

El aceite de girasol, arroz y oliva que usas en tu hogar puede ser un gran generador de biomasa. Para ello primero hay que pasarlos por un proceso de filtrado para quitar todas las impurezas, luego de esto puede ser convertido en biodiesel.

Huesos de Oliva

Al igual que los frutos secos y semillas que mencionamos anteriormente, el carozo o hueso de la oliva, puede aportar grandes cantidades de energía que luego pueden ser convertidas en energía reutiizable.

Residuos agroalimentarios

En las grandes campañas agrícolas que existen muchas veces se generan toneladas de residuos orgánicos. Éstos pueden ser utilizados posteriormente para generar gases como el metano, que puede posteriormente usarse para cocinar, calentar agua, cañerias y mucho más.


Artículos Relacionados