Nubes


Forman parte de nuestros cielos desde el nacimiento de la Tierra. Pasan sobre nuestra cabeza día y noche, sin embargo pocas personas saben realmente qué son esas cosas llamadas nubes.

No necesitas ser un meteorólogo para cuestionarte cosas sobre las nubes, muchas personas se preguntan día a día preguntas tales como:

  • ¿Cómo se forman las nubes?
  • ¿Qué tipos de nubes existen?
  • ¿Cuáles son las características de las nubes?
  • ¿Por qué son importantes para la vida en la tierra?

Si te interesa conocer más sobre las nubes, sigue leyendo este post pues te explicaremos con lujo de detalles todo sobre las nubes.

¿Qué son las nubes?

Basta con mirar al cielo y podremos ver las nubes. Pero, ¿qué son realmente? Para empezar, las nubes son consideradas hidrometeoros. ¿Qué es un hidrometeoro? Son los llamados meteoros acuosos, que consisten en una suspensión de partículas de agua en la atmósfera, bastante simple, ¿verdad?

Como decíamos, las nubes son hidrometeoros visibles a simple vista que están formadas por gotas de agua o por cristales de nieve, ambas cosas suspendidas en la atmósfera.

Cuando las nubes se ven negras o grises es señal de que se aproxima una tormenta. Esto sucede porque se vuelven demasiado gruesas y densas y la luz del Sol no logra atravesarlas, cuando no se encuentran densas se ven totalmente blancas debido a que dispersan la luz visible en su totalidad, dándoles el color blanco que las caracteriza.

que son las nubes

¿Cómo se forma una nube?

Antes de analizar los tipos y clases de nubes, debemos contestar a la pregunta de cómo se forma una nube. Como resumen, podemos decir que las nubes se forman debido al enfriamiento del aire, mediante el proceso de condensación de las partículas diminutas de vapor de agua o de cristales de hielo, que ascienden hacia la atmósfera debido al proceso de evaporación.

De esta forma, se unen con los llamados «núcleos de condensación», que son partículas que se encuentran en la atmósfera, como polvo, polen, cenizas, entre otras. Estas partículas cumplen una función esencial al facilitar la formación de las gotas de agua que forman a las nubes.

Estas partículas son tan pequeñas, que se mantienen elevadas con corrientes de aire verticales leves. Entonces, se mantienen suspendidas. Dependiendo de la temperatura en la que se efectúe este proceso, dependerá también de la formación de la nube y sus características.

Por ejemplo, cuando el proceso de condensación se produce a temperaturas inferiores a la de congelación, las nubes serán formadas por finísimos cristales de hielo, mientras que si se genera en aire mas cálido, se formarán a partir de gotas de agua.

El movimiento, la inestabilidad, las características meteorológicas y las corrientes de aire, también afectan a la formación de las nubes.

En el caso de aquellas que se forman en condiciones de aire en reposo, se presentarán en forma de capas y presentando cierta densidad. Mientras tanto, las que se formen entre muchas corrientes de aire y vientos fuertes, pueden presentar gran densidad y tener un gran desarrollo vertical.

Procesos de formación

Las nubes se forman a partir de distintos procesos, que a su vez, darán como resultado las clases de nubes que serán formadas a partir de estos. Una nube puede formarse de 3 formas:

  • Por ascenso orográfico: Cuando las masas de aire húmedo y caliente colisionan contra una montaña o elevación, el aire asciende como resultado a corrientes mas frías, las cuáles como resultado forman los estratos, nubes de forma horizontal cuya formación suele rondar los 3 km de altitud o menos.
  • Por convección producida por frente de aire: Los frentes de aire, son zonas donde corrientes de aire con distinta densidad y temperatura, entran en contacto. Si una corriente de aire caliente y húmedo en movimiento, entra en contacto con una corriente de aire frío y seco, se forman las nubes horizontales, como los nimbostratos (aproximadamente a los 3 km de altitud), los altostratos (entre los 3 y los 5 km de altitud) o los cirros y cirrostratos (sobre los 12 km de altitud). Cuando una masa de aire frío en movimiento, choca contra una masa de aire caliente y húmedo, se forman los cumulonimbos.
  • Por convección térmica: Cuando una corriente de aire húmedo y caliente asciende a temperaturas mas frías en las capas mas altas, se produce la formación de los cúmulos. Esto ocurre por debajo de los 3 km de altitud. En este caso, la nube puede crecer de forma vertical hasta incluso superar los 10 km de altitud, por lo que se transformaría en un cumulonimbo. Estas nubes son las que efectúan la precipitación, incluso pudiendo generar tormentas y fuertes ventiscas. La nube se separa en dos fragmentos cuando la lluvia se produce, ya que el aire caliente no puede ascender dentro de ésta. Cuando la nube se separa, la lluvia cesa.

Tipos de Nubes

Según su apariencia, formación y características meteorológicas, las nubes son clasificadas en cuatro tipos principales, cuyos nombres están oficialmente en latín. Estos 4 tipos de nubes, se denominan de forma general, ya que pueden subdividirse en decenas de clasificaciones con denominaciones totalmente distintas.

Según la Organización Meteorológica Mundial (OMM), estos cuatro tipos principales de nubes que pueden ser identificadas, se agrupan en hasta 10 clases combinadas. De estas 10 clases, 8 son nubes estratiformes, es decir, se generan de forma paralela a la superficie terrestre. Las otras dos restantes, son nubes denominadas cumuliformes, ya que se presentan en desarrollo vertical.

Existen también nubes denominadas «accesorias». Esto se refiere a formaciones especiales que son consideradas en ocasiones como especies o clases particulares, y no son listadas en esta clasificación principal.

A continuación, vemos las cuatro clases primarias de nubes: Cirrus, Cúmulus, Stratus y Nimbus.

Cirrus

También llamados Cirros, por su adaptación al español, son nubes que poseen una forma blanca, y cuya silueta se presenta de forma estirada y traslúcida, sin presencia de sombras internas y que permiten el pasaje de la luz solar por entre medio.

Suelen presentarse en forma de líneas rectas paralelas, o bien con forma sinuosa y regular. En ciertos lugares, las llaman «Colas de Caballo».

Estas nubes están formadas por cristales de hielo, debido a que se encuentran a muy elevada altitud, entre los 8.000 y los 12.000 metros de altura, donde la temperatura del aire es muy baja. Los cristales de hielo que caen de estas nubes, se evaporan mucho antes de llegar al suelo.

Los cirros son capaces tanto de atrapar el calor terrestre que se expulsa hacia el espacio, como de reflejar la luz solar, por lo tanto, no está definido aún científicamente, si éstos presentan la función de calentamiento o enfriamiento de la Tierra.

Si el cielo está cubierto de estas nubes, puede dar la sensación de que haya sido «pintado a brochazos».

En estos casos, se puede prever que en las próximas 24 horas se presentará un cambio brusco en el tiempo o que se presentará un descenso de temperatura. Según su apariencia, pueden denominarse de forma distintiva.

Cúmulus

Los Cúmulus o Cúmulos, son nubes que no presentan una forma característica o forma altamente definida, aunque su base se plantea de forma bastante plana, y crece levemente de forma vertical, presentando una parte superior con una forma redondeada.

Presentan un aspecto denso con sombras y bordes marcados y suelen ser de color grisáceo. Su apariencia es similar al algodón.

Los cúmulos pueden formarse tanto en grupos y filas, como de forma individual. Los cúmulos, suelen hallarse a una altura media-baja de entre poco mas de 500 metros y hasta 4000 metros de altura.

Existe una gran variedad de clases y subdivisiones de cúmulos, que se presentan tanto de formas distintivas física y visualmente, como también de su formación y estructura.

Dependiendo de diversos factores atmosféricos, como la humedad del ambiente, la inestabilidad y el gradiente térmico, ciertos tipos de cúmulos pueden presentar lluvias, incluso tormentas y alta cantidad de precipitaciones, mientras otros son indicadores de buen tiempo.

Stratus

Los Estratos, son nubes de baja altura, y que presentan principalmente mediante una apariencia y una forma de neblina, con un color entre blanco y grisáceo, con manchas de distintas tonalidades y variaciones de color gris. No presentan una forma regular ni definida.

Suelen aparecer principalmente en los meses fríos, y en invierno, son capaces de mantenerse a lo largo de todo el día, dando un aspecto lúgubre al cielo y llenándolo de color gris.

Se presentan con bajas altitudes, inferiores a los 2500 metros de altura, son nubles bajas y pueden ocasionar neblina y precipitaciones menores.

En las estaciones más cálidas del año, como la primavera o el verano, pueden aparecer en las horas mas frías de la madrugada, y luego dispersarse a lo largo del día. Suelen ser indicadores de buen tiempo, aunque en ciertas ocasiones pueden dar origen a niebla o llovizna si se encuentra en una altitud sumamente baja.

Nimbus o Cumulonimbos

Nimbus, cuyo nombre al español traducido del latín es Nimbos, son nubes que no querrás encontrarlas cuando estés en la calle ya que son las nubes encargadas de formar precipitaciones y tormentas.

En latín, la palabra Nimbus significa «nube de lluvia» o «tormenta de lluvia», lo que no podría ser mas acertado para denominar a las nubes que son las encargadas de las precipitaciones mas fuertes.

Los nimbos, son nubes de altura media, con base irregular, presentando un color grisáceo oscuro con diferentes tonalidades. Debido a su gran espesor y opacidad, los nimbos son capaces de opacar la luz solar e impedir su llegada completa a la superficie.

Los nimbos, en realidad, se mencionan en el mismo grado que los Cumulonimbos, ya que pertenecen al mismo tipo de clasificación. Cuando se utiliza la palabra «nimbos», se refiere a una nube de precipitación.

En este caso «Cumulonimbos», es una nube de clase «cumulus» de precipitación. En el caso de los «nimbostratus», son nubes de tipo «stratus» de precipitación.

La precipitación puede llegar al suelo en forma de lluvia, granizo o nieve, dependiendo de la temperatura atmosférica y formación de la nube.

En algunos casos, si la temperatura atmosférica es elevada, es posible que las gotitas de lluvia se evaporen antes de llegar a la superficie terrestre, lo que se conoce como virga.

Los cumulonimbos también pueden generar tormentas eléctricas (rayos eléctricos y truenos), e incluso otras inclemencias meteorológicas mas graves.

Clasificación de las 10 clases de nubes

Como mencionamos, a partir de los 4 tipos principales de nubes (en ocasiones se mencionan 3, ya que los Nimbos pueden ser clasificados bajo la misma categoría de Cumulonimbos al ser del mismo tipo), se forman las clases combinadas para diferenciar una nube de otra, según su formación, su altitud, y características físicas como su color y forma.

Esto da a luz a los 10 tipos principales de nubes, desde las cuáles se subdividen a su vez en decenas de clases para identificar de forma mas específica a cada una.

En esta clasificación de 10 clases, las 4 principales son los Cirros, Estratos, Cúmulos y Nimbos, donde las 6 combinaciones principales restantes son las siguientes:

  • Cirrostratos: Los cirrostratos son nubes de forma alargada y presentan bordes definidos y regulares. Estas nubes pueden producir un halo de luz con respecto al sol o a la luna. Cuando el cielo se carga con presencia de cirrostratos, es un augurio de mal tiempo por tormentas o frentes cálidos.
  • Altoestratos: Son capas de nubes delgadas y traslúcidas que presentan algunas zonas con mas densidad, aunque no evitan el pasaje de la luz solar. Presentan un aspecto de capa uniforme de nubes. Cuando se nota su presencia en el cielo, generalmente presagian un descenso en la temperatura, acompañado de precipitación leve.
  • Altocúmulos: Nubes de tamaño mediano, con una estructura irregular que presentan ondulaciones en la parte inferior. Suelen preceder al mal tiempo provocado por lluvias o tormentas.
  • Cirrocúmulos: Los cirrocúmulos, son nubes que forman una capa casi continua, presentando un aspecto de forma redondeada, con arrugas finas, similar a pequeños copos de algodón. Son nubes que no presentan sobras y son de color blanco. Suelen aparecer cubriendo grandes porciones del cielo, a lo que se conoce comúnmente como «cielo aborregado». Esto suele indicar cambio brusco en el clima en las próximas 12 horas, y suelen presentarse de forma anterior a lluvias y tormentas.
  • Nimbostratos: Los nimbostratos, son nubes cuyo aspecto es de una capa regular en color gris opaco o con distintas tonalidades. Son las nubes clásicas de precipitaciones leves o con intensidad media y las llamadas «luvias de frío». Dependiendo de la zona, son las nubes que producen precipitaciones de nieve.
  • Estratocúmulos: Esta clase de nubes, presentan ondulaciones amplias en forma de cilindros y son vistas en una gran variedad de tonos de gris con diferentes intensidades. Los estratocúmulos rara vez efectúan precipitaciones, sino que éstas suceden cuando esta clase de nubes se transforma en nimbostratos.

Nubes no clasificadas

Existen ciertas clases de nubes que no han sido clasificadas dentro de las demás clases. Esto es porque presentan ciertas características que las hacen únicas y las diferencian en gran manera del resto, o bien porque sólo se generan bajo ciertas condiciones específicas y que son únicamente vistas en una parte del planeta en específico.

En particular, hablaremos de cuatro de estas nubes, que son de las que más conocimiento se tiene, aunque en algunos casos, su formación aún no está del todo clara.

Estas nubes son las Nubes Lenticulares, Nubes Estratosféricas Polares, Nubes Mesosféricas polares, y las Nubes «Morning Glory».

Nubes Lenticulares

Las nubes lenticulares, son nubes que presentan formas de platillo o de lente convergente, que resultan muy vistosas.

Pueden pertenecer tanto a la familia de los cirrocúmulos, de los altocúmulos o los estratocúmulos, aunque las mas comunes son las nubes cirrocúmulos lenticulares estacionarias (altocumulus lenticularis, por su nombre en latín). Son clasificadas de forma separada, ya que presentan ciertas características distintivas de las demás.

Suelen generarse principalmente en zonas montañosas a grandes altitudes y de forma aislada a otras nubes. Son nubes estacionarias que se forman a partir de la inversión térmica en áreas montañosas. Los montañistas las reconocen y las consideran como un presagio de tormenta.

Se forman debido a que las capas superiores de la atmósfera son mas frías que las capas inferiores, las cuales se calientan debido al calor y la humedad del suelo. Cuando el suelo se encuentra muy frío, es posible que las capas inferiores de la atmósfera estén mas frías que las capas superiores. Esto se conoce como inversión térmica.

Estas zonas suelen ser muy estables, por lo que cuando las corrientes de aire ascendentes chocan con las laderas montañosas e intentan desplazar a las corrientes de aire superiores mas cálidas, éste aire cálido vuelve a descender, creando una zona estacionaria que atrapa la humedad y le da forma lenticular a la nube que se genera.

También pueden generarse sin presencia de una zona montañosa, cuando dos corrientes de aire opuestas se chocan y ascienden, simulando de esta forma la presencia la presencia de un obstáculo como las montañas.

Esta clase de nube son buscadas por los pilotos de planeadores (aviones sin motor que se impulsan por las distintas corrientes de vientos), ya que su formación se debe a grandes movimientos verticales de aire ascendente, lo que aprovechan para elevar la aeronave y aumentar su trayectoria.

El Récord Mundial de Vuelo sin Motor, establecido en 2015 por Klaus Ohlmann al volar una distancia de 3009 km y superar una altura de 14.500 metros, fue posible en gran parte debido a las corrientes de aire que forman esta clase de nubes.

En cambio, los pilotos de aeronaves a motor, evitan volar cerca de estas zonas debido a las grandes corrientes de viento.

Nubes Estratosféricas Polares

Las nubes estratosféricas polares, también llamadas comúnmente Nubes Nacaradas o «Madreperla», son nubes que se caracterizan por sus colores variados y distintas tonalidades de colores pastel.

Están compuestas mayormente por cristales de hielo formados a partir de ácido nítrico o agua, se forman a una altitud de entre 15 y 30 km, y en temperaturas atmosféricas que rondan los -80°C.

Esta clase de nubes, debido a procesos y reacciones químicas que se desarrollan a partir de los cristales de hielo que las conforman, desarrollan un proceso «destructivo» de la Capa de Ozono, al reducir la concentración de Ozono estratosférico al reaccionar con ciertos procesos químicos.

Existen dos tipos de nubes estratosféricas polares. El primero se origina a partir de gotas hidratadas en ácido sulfúrico y ácido nítrico, y su formación se efectúa a temperaturas inferiores a los -78°C.

La segunda clase de estas nubes, están formadas por cristales de hielo prácticamente puros de agua, y para su formación, se requieren de temperaturas atmosféricas incluso mas bajas que las del primer tipo.

Estas nubes pueden verse principalmente durante el invierno austral, o el invierno boreal, en las zonas de la Antártica y el Ártico. Son nubes de gran belleza, con una variedad de tonalidades y colores pastel con reflejos nacarados e iridiscentes. También pueden observarse en ocasiones en zonas cercanas a los polos.

Nubes Mesosféricas polares

También llamadas Nubes Noctilucentes, las nubes mesosféricas polares son fenómenos en forma de nubes brillantes que se producen en las capas mas elevadas de la atmósfera y que pueden ser apreciadas en distintas zonas al final del crepúsculo.

Son compuestas mayormente de cristales de hielo, e incluso investigaciones han dado como resultado que también están compuestas por una pequeña cantidad de polvo de meteoritos y otros componentes que provienen desde fuera de la atmósfera terrestre.

Son las nubes mas altas que existen en la atmósfera terrestre (o que hasta el momento se han descubierto), y se encuentran en la mesosfera a una altitud de entre 75 y 85 kilómetros.

Para que ocurra este fenómeno, se deben dar las condiciones precisas, por lo que resulta bastante difícil de poder apreciarlas, aunque resultan sumamente maravillosas a la vista.

Estas nubes pueden ser apreciadas cuando la luz solar las ilumina por debajo del horizonte, mientras las capas mas bajas de la atmósfera terrestre están cubiertas en lo que se conoce como sombra de la Tierra.

Es un fenómeno que fue descubierto recientemente, ya que no se presentan indicios de esta clase de nubes antes de los años 80s.

Aunque aún no se comprende del todo su formación y características, su aparición ha aumentado en frecuencia, brillo y extensión desde su descubrimiento, por lo que esto puede significar cambios en las capas mas altas de la atmósfera, y es posible exista una relación por consecuencia del cambio climático, según teorías que se desarrollan en el ámbito científico y meteorológico.

Nubes «Morning Glory»

Las nubes llamadas «Morning Glory», son un fenómeno meteorológico que resulta ser poco frecuente. Sin embargo, existe un lugar sobre el norte de Australia, en el Golfo de Carpentaria, que es lugar donde suelen generarse entre los meses de Septiembre y Octubre, si se dan ciertas condiciones climáticas.

Estas nubes resultan un espectáculo y forman parte de la cultura del asentamiento de Burketown. Cada año, las nubes «Morning Glory» atraen a pilotos de planeadores y aviones de vuelo sin motor hasta esta localidad con el fin de planear sobre estas nubes.

Una nube «Morning Glory», es una formación nubosa en forma de «rollo» o «cilindro», cuya longitud puede alcanzar incluso hasta una extensión de más de 1000 km de longitud, y una altura de entre 1 y 2 km. Estas nubes, pueden desplazarse a una velocidad de hasta 60 km/h (kilómetros por hora).

Estas nubes pueden darse junto a ráfagas de viento repentino y un desplazamiento vertical de corrientes de aire.

La formación de esta nube aún no está del todo claro. Sin embargo, se sabe que para la formación de dichas nubes la humedad debe ser extremadamente alta y la brisa marina debe presentarse fuerte.

En el caso del Golfo de Carpentaria, el fenómeno ocurre y puede explicarse debido a la presencia de vientos opuestos e inversiones térmicas sobre el golfo que cierran un proceso complejo. Sin embargo, aún no se ha presentado una explicación a este proceso fuera de dicha región.

A pesar de ser un fenómeno muy poco frecuente y que surge principalmente en esta región del mundo en particular, se han avistado esta clase de nubes en algunas regiones de Latinoamérica, Estados Unidos, en ciertas regiones de Europa y Reino Unido, y en otras regiones de Australia.

Aunque estos casos son muy extraños y menos predecibles, por lo que ocurren de forma muy esporádica.

Fenómeno «Skypunch»

Si bien un «Skypunch» no es una nube, si es un fenómeno que resulta muy particular, que no suele ser frecuente en absoluto, aunque resulta muy llamativo e incluso polémico.

Un «Skypunch», es un fenómeno que aparece en ocasiones en nubes de tipo cirrocúmulos y altocúmulos, donde a grandes rasgos, se visualizan como «agujeros» en la nube de forma mayormente elíptica o circular.

Estos se forman cuando la temperatura del agua en las nubes se encuentra bajo cero, aunque ésta no se ha congelado debido a la falta de partículas de nucleación del hielo.

Debido a procesos físico-químicos, se genera un «efecto dominó» al formarse cristales de hielo en la nube, en donde las gotas de vapor de agua que se encuentran al rededor de estos cristales se evaporarán, dejando una especie de agujero en las nubes, que resulta altamente llamativo y atractivo a la vista.

En algunos casos, esto puede producirse con el paso de las aeronaves cuando se dan estas condiciones físico-químicas que generan el proceso.

Este fenómeno no suele ser visto de forma ocasional, por lo que es un gran espectáculo cuando sucede. No es propio de ninguna área o zona exclusiva del planeta, sino que puede producirse y ser avistado en una variedad de lugares.

En ocasiones, este fenómeno resulta polémico ya que debido a su rareza y apariencia extraña, pueden ser confundidos o atribuidos como «OVNIS» (Objetos Voladores No Identificados), aunque no deja de ser simplemente un fenómeno que involucra reacciones físicas y químicas en la naturaleza.

Nubes bajas vs Nubes altas

Las diferentes clases de nubes pueden ser clasificadas según su altura. Para poder diferenciarlas, hablaremos de Nubes Altas, Nubes Medias y Nubes Bajas. También se clasifican de forma individual las Nubes de Desarrollo Vertical, cuya altitud puede comprender las mismas o incluso mas que las nubes horizontales.

Así mismo, existen nubes fuera de la tropósfera a muchos kilómetros de altitud, por lo que no están clasificadas dentro de estas denominaciones oficiales de la OMM. Por ello, se clasifican de forma individual.

Nubes Altas

Las nubes altas, conforman la clasificación oficial denominada como Familia A. Estas nubes, se presentan en nuestro cielo como nubes cuya formación se encuentra a alturas que superan los 6 km, y que pueden encontrarse entre los 6000 y 12000 metros de altitud.

La familia de las nubes altas, se conforman por las distintas especies y variantes de Cirrus (Ci), Cirrostratus (Cs) y Cirrocumulus (Cc), lo que conforma un total de unas 20 especies y variaciones dentro de esta familia.

El espesor de estas nubes no suele superar los 2 kilómetros. Además, gracias a la altitud, su formación se efectúa a una temperatura que ronda los -40°C y los -60°C, por lo que estas nubes están constituidas mayormente por cristales de hielo en vez de gotas de vapor de agua.

Nubes Medias

Las nubes medias, son aquellas cuya formación y altura se concentran entre los 2000 y los 6000 metros. Están clasificadas como Familia B, que cuenta mayormente con la presencia de nubes de tipo estratiformes y estratocúmuliformes.

En esta familia de nubes, las especies y variedades son menos que en la familia A, presentando unas 10 clases, cuyos tipos principales son los Altostratus (As) y los Altocumulus (Ac).

Estas nubes están constituidas mayormente de gotitas de vapor de agua, aunque algunas también pueden contar con la presencia de cristales de hielo en su estructura. Se presentan mayormente con variaciones y tonalidades de colores grisáceos.

Pueden ocasionar precipitaciones y asociarse al mal tiempo, o bien pueden asociarse al buen tiempo, dependiendo de las diversas condiciones atmosféricas presentes.

Nubes Bajas

La Familia C, representa a las nubes clasificadas de altitud baja. Las mismas, corresponden a aquellas que se forman y se mantienen en altitudes menores a los 2000 metros. Esta familia abarca principalmente nubes estratiformes, estratocúmuliformes y cúmuliformes.

Los géneros que abarca esta familia, conllevan un total de más de 10 especies y variedades, entre las cuales las primarias son las Stratus (St), Stratocumulus (Sc) y Cumulus (Cu).

Esta clase de nubes, presentan variaciones en el color, y una amplia tonalidad de grises y blancos, con formas variables y definidas.

Son las encargadas de la precipitación tanto de lluvia como de nieve, dependiendo de su formación y la variación atmosférica.

Nubes de Desarrollo Vertical

Aquellas nubes que crecen o se desarrollan mayormente con elevación vertical, son las llamadas nubes de desarrollo vertical, y son oficialmente clasificados como Familia D.

Estas nubes poseen fuertes vientos internos ascendentes, lo que las hace crecer de forma vertical, incluso hasta muchos kilómetros desde la altitud en la que se desarrollan. Estas nubes, a su vez, son las causantes principales de precipitaciones y granizo, incluso hasta son capaces de formar tormentas eléctricas sobre la superficie.

Las nubes de desarrollo vertical, se sub-dividen en dos clases:

  • Nubes de desarrollo vertical moderado (Sub familia D1): Se desarrollan a una altitud inferior a los 3 kilómetros y los tipos que las conforman son los Cumulus (Cu) y los Nimbostratus (Ns).
  • Nubes de desarrollo vertical grande (Sub-familia D2): Se desarrollan sobre los 3 kilómetros de altitud, aunque pueden llegar incluso a superar los 12 kilómetros gracias a sus fuertes corrientes ascendentes, lo que les genera un desarrollo vertical muy elevado. Son las principales encargadas de las precipitaciones de mayor intensidad y tormentas. Presentan distintas especies y nubes accesorias. Entre ellas se encuentran principalmente las de tipo Cumulonimbus (Cb) y Cumulus (Cu).

Nubes fuera de la tropósfera

Las nubes que se encuentran a alturas mas elevadas, se encuentran fuera de la tropósfera, que es la capa mas baja de la atmósfera terrestre. Por lo tanto, estas nubes son clasificadas de forma individual, y no se incluyen dentro de las familias clasificadas anteriormente.

Dentro de esta clasificación, se incluyen las Nubes Nacaradas, que se forman y se encuentran en alturas entre los 15 y los 25 kilómetros de altitud. Su formación se basa principalmente en cristales de hielo y agua congelada en suspensión. Incluso algunas presentan una formación con presencia de ácido nítrico y ácido sulfúrico.

Otra formación nubosa que se incluye en esta categoría, se encuentra por encima de los 80 kilómetros, y fueron avistadas hasta una altura de 85 kilómetros. Son las nubes mesosféricas polares, o también llamadas Nubes Noctilucentes.

Estas nubes son avistadas recientemente, ya que no se cuenta con informes de las mismas anteriores a los años 80s, y sólo son vistas si se cumplen ciertas condiciones específicas, desde ciertas latitudes en particular.

Importancia de las nubes

Son tan comunes y corrientes, que a veces las pasamos por alto. Sin embargo, las nubes resultan sumamente importantes para el planeta Tierra y para la vida. No sólo influyen en el clima terrestre, sino que cumplen un rol fundamental junto con el ciclo del agua, aportando lluvia y nieve para los ecosistemas, lo que es fundamental para la vida, tanto vegetal como animal, de los mismos y para su desarrollo.

Aunque esta es una de las funciones principales de las nubes, no es la mas importante de todas. Las nubes son un elemento fundamental para regular la temperatura de la Tierra. Algunas nubes contribuyen a la refrigeración de la superficie terrestre, ya que ayudan a reflejar parte de la radiación solar hacia el espacio.

Mientras que otras, por el contrario, actúan como agentes de retención del calor, atrapando la energía solar y transmitiéndola hacia la superficie terrestre.

Las tormentas también ayudan a esparcir calor sobre la extensión terrestre, de forma que arrastran el calor y las corrientes de aire sobre la superficie terrestre desde zonas cálidas hacia zonas frías y viceversa.

Por lo tanto, las nubes contribuyen y forman parte de un proceso fundamental para repartir las corrientes aéreas y mantener una temperatura adecuada sobre toda la superficie terrestre.

Por ello, debemos tener en cuenta de su importancia y de cómo podemos permitir que sigan cumpliendo su ciclo, manteniendo siempre un impacto ecológico positivo que beneficie a su ciclo, y por lo tanto, al desarrollo de toda la vida sobre la superficie terrestre.


Artículos Relacionados


error: Content is protected !!