Plantas


Ellas habitan nuestro planeta incluso desde antes que el primer ser humano pisara la tierra. Han logrado sobrevivir durante millones de años, y son parte esencial de la naturaleza y de los ecosistemas que posibilitan la vida en este planeta, hablamos de las plantas.

¿Qué son las plantas?

El término planta, o “plantas” en plural, proviene del latín plantae que significa, obviamente, plantas. Se denomina con la palabra plantas a aquellos organismos, es decir, a individuos o a especies, que son parte del reino Plantae.

Actualmente, el reino Plantae es muy distinto respecto a cómo se usaba el término en el pasado, y si vamos más hacia atrás, es también muy distinto al viejo y conocido “reino vegetal”.

En principio, los seres vivos fueron clasificados como pertenecientes a dos posibles reinos, el de los animales “Aniamalia” y el de la plantas “Plantae”. Cada nuevo grupo dentro de estos reinos eran conocido como animal o como planta.

qué son las plantas

Cuando los científicos se encontraban un organismo que no sabían a cuál reino correspondía, lo trataban como animal si comía y como planta si no lo hacía. Debido a esto, muchos organismos como hongos y algas fueron llamados “plantas”, aunque actualmente pertenecen a otra clasificación, pero siguen siendo estudiados por la botánica.

La botánica se dedica a estudiar todo lo que tradicionalmente es considerado vegetal, o mejor dicho, todo aquello que componía al viejo reino vegetal.

Diferencias entre Planta y Vegetal

Dejando de lado lo que es el ámbito de estudio científico, los términos “planta” y “vegetal” se utilizan de forma cotidiana en forma de sinónimo. Sin embargo, se pueden hacer algunas diferencias en cuanto al significado de estas palabras.

Planta, se refiere a todos los tipos de algas y plantas terrestres que estén “plantadas”, es decir, que están unidas a un sustrato que puede estar incluso sumergido bajo el agua. Según este término, un alga unicelular nadadora no es clasificada como planta.

En cambio, se considera vegetal a todo organismo que realice el proceso de la fotosíntesis, por lo que engloba de una forma más amplia a muchas más diversidades, incluyendo todas las clasificadas bajo el término de plantas, las cianobacterias, e incluso algunos tipos de hongos como las setas y champiñones u hongos del tipo ascomicetes.

Fotosíntesis

Existen más de 300.000 especies de plantas, de las cuáles unas 250.000 dan algún tipo de flor. A diferencia de los animales, que necesitan buscar su alimento, las plantas lo producen mediante el proceso llamado “Fotosíntesis”.

La fotosíntesis es el proceso que, utilizando la luz solar, las plantas elaboran su alimento a base de glucosa a partir de CO2 (dióxido de carbono), minerales y agua. El agua ingresa a las platas mediante las raíces, mientras que el CO2 es aspirado por las estomas, que son pequeñas aberturas que se encuentran en las hojas.

Los cloroplastos, que contienen la clorofila de la planta, pigmento fotosensible que les da su color verde, utilizan la luz del sol y la convierten en energía química.

En el proceso de fotosíntesis, las plantas utilizan el CO2, el agua y la luz solar para producir hidratos de carbono y oxígeno, por lo que esta función es muy importante no sólo para las plantas, sino también para la vida animal y humana, ya que produce el oxígeno que respiramos y necesitamos para vivir.

Características de las Plantas

Las plantas presentan ciertas características que las definen y diferencian de otros géneros de vida.

Diferenciación celular

Las plantas son organismos pluricelulares compuestos de células eucariotas. Estas células destacan por tener una pared celular que contiene altos niveles de celulosa, tienen sus órganos unidos a la membrana y poseen un núcleo central.

Las células vegetales poseen cloroplastos, que contienen la clorofila que les brinda el característico color verde y que forma parte en el proceso de la fotosíntesis.

Alimentación

La mayoría de las plantas son autótrofas, es decir, que fabrican su propio alimento. Su principal método de alimentación es mediante la sintetización de nutrientes orgánicos mediante el proceso de fotosíntesis, además de la obtención de minerales, sales y agua a través de sus raíces.

Existen plantas que están clasificadas como heterótrofas, es decir, que no son capaces de generar su propio alimento a través de la fotosíntesis.

Éste es el caso por ejemplo de las denominadas “plantas carnívoras”, que presentan distintos sistemas para atraer a sus presas, atraparlas y digerirlas para su alimentación.

Movilidad

Las plantas, al contrario que el resto de los seres vivos como animales o los seres humanos, carecen de locomoción por voluntad propia, es decir, no pueden desplazarse hacia otro lugar por su propia voluntad, sino que permanecen arraigadas en donde crecieron sus raíces.

En el caso de las algas, son desplazadas según donde se dirige la corriente, ya que también carecen de desplazamiento voluntario.

A pesar de esto, no significa que no tengan movimiento. Las plantas poseen movimientos clasificados como “tropismos” o “nastias”.

Tropismos

Los tropismos son movimientos que las plantas realizan según estímulos externos a ellas. Este tipo de movimientos son movimientos de orientación, por lo que son movimientos de acercamiento o alejamiento de la fuente de estímulos percibida por las plantas.

Existen dos tipos de tropismos:

  • Positivo: cuando la planta se acerca a la fuente de estímulo.
  • Negativo: cuando la planta se aleja de la fuente de estímulo.

Si se toma en cuenta la clase de estímulo, se puede clasificar como los siguientes:

  • Geotropismo: cuando el estímulo es la fuerza de gravedad.
  • Fototropismo: si el estímulo es la luz, ya sea natural o artificial. Ej: los girasoles siempre buscan apuntar en dirección al sol.
  • Haptotropismo: el estímulo es producido por el contacto con otros individuos u objetos. Ej: las llamadas “mimosas” o plantas sensitivas, que pliegan sus hojas cuando sienten el contacto con otros objetos.

Nastias

Las nastias también son movimientos de reacción a estímulos, aunque son diferentes a los tropismos ya que no son movimientos de orientación.

  • Fotonastias: movimientos en forma de reacción provocados por la luz, por ejemplo apertura y cierre de las flores de acuerdo con la intensidad solar.
  • Nictinastias: este movimiento es provocado según el paso del día, por la noche las plantas se mantienen en estado de postración, mientras que en el día se alzan.
  • Haptonastias: suceden cuando un individuo u objeto externo entra en contacto de roce con la planta, por ejemplo las carnívoras que atrapan a sus presas o cierran sus trampas cuando sienten el contacto.

Alternancia de generaciones

Muchas especies de plantas llevan a cabo un complejo proceso de reproducción de su especie que se llama alternancia de generaciones o generacional. Esto consiste en un ciclo en donde suceden dos generaciones distintas de una misma especie. Mientras una se reproduce de forma sexual, la otra lo hará de forma asexual.

El proceso puede ser explicado de la siguiente manera:

1 – Un organismo diploide (esporófito) produce esporas. Una de estas esporas germina, dando lugar a un organismo haploide. Este tipo de reproducción es asexual.

2 – Un organismo haploide (gametófito) produce gametos, que a su vez se unen con otros gametos, originando un organismo diploide, comenzando de esta forma nuevamente el ciclo de reproducción. Esta forma de reproducción es sexual.

A su vez, en la reproducción sexual también influyen otros factores, como por ejemplo la polinización. Esto ocurre cuando por causa del viento o insectos transportan el polen de una flor a otra, permitiendo así el intercambio de material genético.
También, el fruto de las plantas que madura y cae de las mismas, puede ser transportado por acciones de factores externos del ambiente o por animales que lo transportan de un lugar a otro, donde la semilla podrá germinar en este nuevo lugar y producir allí una nueva planta.

Defensa y adaptación

A lo largo de los años, el origen evolutivo de las plantas a dado lugar a que muchas de ellas desarrollen mecanismos de defensa contra depredadores o contra factores que podrían destruirlas. Es así como muchas de las plantas presentan espinas, son tóxicas o contienen veneno tanto para animales como para el ser humano, aunque la mayor parte, afecta generalmente sólo al ser humano, mientras la mayoría de los animales son inmunes.

Sensibilidad y percepción

Las plantas, así como la mayoría de los seres vivos del planeta, cuentan con la capacidad de percibir ciertas sensaciones o estímulos a factores externos a ellas. Por ejemplo, pueden percibir cambios en la condición del ambiente, como la temperatura o el estado del clima.

Esto ha sido esencial en la evolución de las especies, ya que les han permitido adaptarse a cierto ecosistema y poder desarrollarse allí, manteniendo a la especie, preservándola y reproduciéndola. Aunque los receptores de las plantas son menos especializados comparado a los de los animales, son eficaces a la hora de detectar variaciones tanto en la temperatura, como el la fuente de luz y calor, e incluso la presión atmosférica y gravedad.

Partes de una Planta

Las plantas están compuestas en varias partes. Cada parte está encargada de una función específica y compone un sistema en conjunto.

  • La raíz: La raíz de la planta es la parte que se encuentra debajo de la tierra. Es la encargada de absorber los nutrientes, minerales y el agua del suelo. También es la que sujeta a la planta.
  • El tallo: El tallo es el encargado de transportar los nutrientes y el agua que absorben las raíces hacia las hojas y las demás partes de la planta. A su vez, el tallo le brinda estabilidad y flexibilidad a la planta, y su altura le permite alcanzar la exposición a la luz solar.
  • La hoja: Las hojas contienen los cloroplastos, que son los que a su vez contienen la clorofila. Cumplen varias funciones. Una de ellas es captar la luz solar y realizar el proceso de fotosíntesis junto a los demás nutrientes que le llegan a través del tallo. También son las que captan el dióxido de carbono y luego expulsan el oxígeno generado, mediante las estomas. Las hojas pueden ser muy variadas en cuanto a sus propiedades físicas, como su tamaño, forma, textura y color.
  • La Flor: Cumple su papel clave en la reproducción de algunos tipos de plantas. Tienen 2 partes: una masculina denominada “estambre” y una femenina denominada “pistilo”. Cuando se realiza la reproducción en flor, la semilla es el resultado de la misma.
  • El Fruto: El fruto de una misma planta varía según muchos factores, como el suelo, la fertilidad, los nutrientes, la región y su clima, entre otros, y no siempre son iguales en tamaño, color, sabor y textura. A su vez, las distintas plantas producen frutos distintos y muy variables en sus características físicas, Algunos frutos pueden ser muy grandes en tamaño, como las sandías o los melones. Otros tienen una silueta característica como las peras o las bananas. Otros incluso se encuentran en varios colores, como el caso de la manzana roja y la manzana verde. También podemos encontrar frutos que carecen de pulpa y son llamados frutos secos, como por ejemplo las almendras, las castañas, el maní, entre otros.

Funciones de las hojas

Las hojas cumplen varias funciones en el sistema de una planta. Sus funciones principales son: la respiración, la función clorofílica y fotosíntesis, y transpiración.

  • Respiración: Las hojas son el órgano de las plantas que cumple la función de respiración. Consiste en absorber el oxígeno de la atmósfera y expulsar el anhídrico carbónico. Esta función se cumple principalmente por la noche, al carecer de luz solar y no realizar el proceso de fotosíntesis.
  • Función clorofílica y fotosíntesis: Durante el día y contando con la luz solar, la función de las hojas consiste en absorber el dióxido de carbono, descomponerlo y liberar el oxígeno, de esta forma fabrican su alimento y constituyen una función importante para la vida.
  • Transpiración: Las hojas también se encargan de expulsar el exceso de agua en forma de pequeñas gotas mediante sus estomas.

Clasificación de las Plantas

Dentro del reino Plantae, se pueden clasificar cientos de miles de especies de plantas de todo tipo, que a su vez se separan en sub-clasificaciones según su apariencia o su funcionamiento. A continuación pasamos a describir algunas de ellas.

Algas verdes

Las algas verdes pueden ser clasificadas dentro del reino Plantae según el autor. Muchos los clasifican dentro del reino Protista, sin embargo, las algas verdes fueron algunos de los primeros organismos en realizar el proceso de fotosíntesis, por lo que son consideradas e incluidas dentro de este reino en la mayor parte de las fuentes de información en la actualidad.

Plantas terrestres o embriofitas

Son todas aquellas cuyo hábitat natural es el terrestre, es decir, crecen y se alimentan de la materia orgánica que se encuentra en el suelo terrestre. Poseen una pared celular y contienen los cloroplastos, que son unos organismos principales por el cuál se realiza el proceso de fotosíntesis. Se pueden dividir en dos sub-clasificaciones: vasculares y no vasculares.

Vasculares

Son las denominadas “cormofitas” o “traqueófitas”. Se les atribuye el término de “plantas superiores” y son constituidas normalmente por sus partes físicas de raíces, tallos y hojas, semillas, flores y fruto, así como un tejido vascular que les permite el transporte interno de agua, nutrientes y minerales.

Las plantas vasculares incluyen:

  • Pteridofitas: es una división de plantas que carecen de semillas, y son comúnmente clasificadas como helechos. Constan de raíz, tallo y hojas. Son capaces de desarrollarse en cualquier ambiente, aunque especialmente crecen en regiones montañosas o países que se encuentran entre los trópicos. Pueden crecer en muros, entre rocas e incluso flotando en el agua.
  • Espermatofitas: Se diferencian de las Pteridofitas ya que sí producen semillas. Abarcan amplias clasificaciones de especies de plantas y se consideran géneros muy evolucionados. Actualmente constituyen la mayor parte de la flora dominante del planeta. Las mismas se pueden sub-clasificar en:
    a) Gimnospermas: vegetales de tronco leñoso y apariencia de árbol. Producen tanto semillas como flores, y se desarrollan en regiones con clima frío o templado. Son de hojas perennifolias, es decir, que permanecen vivas durante todo el año.
    Ejemplos: los pinos, los cipreses, y las secuoyas. Todos ellos constan de un órgano femenino llamado óvulo y flores de carácter rudimentario en agrupación con forma de cono, cuya polinización ocurre por acción del viento.
    b) Angiospermas: a diferencia de los gimnospermas, éste grupo constituye flores vistosas y llamativas, así como también semillas y frutos. El óvulo se encuentra protegido por el fruto, y el mismo puede contener una o varias semillas. La cantidad de polen producido por éstas es menor que las gimnospermas, y la polinización ocurre por acción de insectos y animales. Éste grupo constituye el grupo mas diverso de plantas de tipo vascular.

No vasculares

Las plantas bajo esta clasificación carecen de un tejido vascular, y su constitución física no es necesariamente de raíz, tallo y hojas. Algunos especialistas establecen este grupo como término medio entre las algas y los helechos, y precisamente es posible que deban su origen a algas verdes que se adaptaron a la vida en el suelo.

Briofitas

Normalmente y en lenguaje cotidiano son conocidos como musgos. Su hábitat es diverso, aunque mayormente se pueden encontrar en zonas de alta humedad, así como en troncos y cortezas de árboles, las rocas o el suelo de lugares húmedos. Sin embargo, algunas especies toleran climas fríos o zonas montañosas.

Importancia de las Plantas

La vida vegetal es imprescindible. Nuestro planeta necesita de las plantas para mantener la vida y el orden de los ecosistemas tal y como los conocemos actualmente. Es esencial contar con ellas, no sólo para los seres humanos, sino también para los animales.

Las plantas no sólo constituyen una fuente de alimentación primaria tanto para animales como para las personas, sino que también se encargan de tareas como la purificación del aire, mediante la fotosíntesis, liberando el oxígeno que los seres vivos necesitan para respirar.

Además, es la encargada de la absorción de agua, que en algunos casos pudiera ocasionar una saturación en los suelos y generar inundaciones y deslaves.

A parte de sus funciones naturales las plantas también representan una fuente de obtención de materia prima, así como brindar un hogar a miles de especies de animales, lo que posibilita el desarrollo y continuación de las especies.

La vida vegetal en nuestro planeta está en riesgo principalmente por la acción humana, por el hecho de tareas como la tala indiscriminada o la destrucción de espacios verdes por consecuencia de la expansión urbana. Debemos tomar consciencia de la importancia que las plantas significan para la vida de las especies y ecosistemas de nuestro planeta, y que las cuidemos.


Artículos Relacionados


error: Content is protected !!