Tipos de suelos


Tipos de suelos

Tipos de suelos

Existen diferentes clases de suelos en el planeta tierra. Eso lo vemos claramente al ir a un campo con verdes praderas, o si vas a un desierto o al ártico. El suelo en estos lugares será gradualmente diferente como podrás darte cuenta. Hay una gran clasificación de los suelos según diferentes factores, entre ellos arenosos, salinos, de turba, entre otros.

Algunos sirven para plantar y cultivar alimentos, mientras que en otros casi no hay seres vivientes que los habiten, mucho menos plantas.  Pero antes de ir por los tipos de suelo en profundidad veamos un concepto rápido de suelo.

¿Qué es el suelo?

El suelo es eso que estás pisando ahora mismo con tus pies, la capa superficial de la corteza de nuestro planeta. Está conformada por una mezcla de rocas, residuos, agua y minerales, incluye materia orgánica (6%) e inorgánica (50%), así como agua (24%) y capas de aire (26%).

Principales tipos de suelos

En otra ocasión ya les hemos hablado del suelo, pero esta vez vamos a concentrarnos exclusivamente en hablar sobre los tipos de suelos. Los tipos de suelos se clasifican de dos maneras: una es según la función del suelo y la otra es según las características del suelo.

Dependiendo de la forma en que fue originada la capa superficial de la tierra, sus características geográficas, así como la invasión del hombre, o el clima donde habita, es que se desprenden los diferentes tipos de suelos.

Veamos a continuación dos clasificaciones básicas, que los ordenan los tipos de suelo según funcionalidad y características.

Tipos de suelo según su funcionalidad

  • Suelos arenosos: son aquellos suelos que no retienen el agua, al poseer poca materia orgánica no son aptos para la agricultura.
  • Suelos calizos: en estos suelos abundan las sales calcáreas, suelen ser de color blanco y también áridos y secos, y por ende no son buenos para la agricultura.
  • Suelos humíferos (también llamados tierra negra): son aquellos que posee gran cantidad de materia orgánica en descomposición, son fantásticos para retener el agua y por lo tanto son excelentes para cultivar.
  • Suelos arcillosos: estos suelos están formados por pequeños granos finos de color amarillo y retienen el agua en charcos. Mezclados con humus pueden resultar muy efectivos para la agricultura.
  • Suelos pedregosos: formas por toda clase de rocas y piedras, al no retener el agua resultan pésimos para cultivar.
  • Suelos mixtos: una mezcla del suelo arenoso y del suelo arcilloso.

Tipos de suelo según sus características

  • Litosoles: suelo que suele aparecer en afloramientos rocosos y a veces en escarpas, son de poco espesor y con poca vegetación.
  • Cambisoles: suelos jóvenes que acumulan arcillas.
  • Luvisoles: cuenta con un horizonte resultado de una gran acumulación de arcillas.
  • Acrisoles: tienen una acumulación de arcilla menor a los luvisoles.
  • Gleysoloes: cuentan con gran cantidad de agua en forma permanente o semipermanente.
  • Fluvisoles: suelos jóvenes que se han formado debido a la lluvia, suelen tener mucho calcio.
  • Rendzina: suelos con muchas materia orgánica ubicados sobre roca caliza.
  • Vertisoles: suelo arcilloso de color negro, se localizan en zonas de poca pendiente.

En el siguiente vídeo veremos un interactivo multimedia sobre la clasificación de los suelos:


Artículos Relacionados


error: Content is protected !!