Agua dulce


El agua dulce

Tanto el agua dulce como el agua salada son dos clases de agua distintas, y su principal diferencia radica en que la dulce tiene unas cantidades mínimas de sal (sobretodo cloruro de sodio), mientras que la salada tiene una cantidad más elevada.

El ser humano hace que el agua dulce pase por un proceso de potabilización, durante el cual es potabilizada y así se hace posible que la podamos beber, pasándose a llamar entonces agua potable.

Agua dulce

El agua dulce que todos los seres humanos necesitamos para crecer y vivir representa solamente el 2,75% del agua total de todo el planeta Tierra. Esta agua se encuentra distribuida en varios puntos, siendo las mayores las halladas en los glaciares y en las masas de hielo de los polos.

También es posible encontrar agua dulce en ríos, lagos, estanques, arroyos e incluso en la lluvia.

Los seres humanos le damos múltiples usos al agua dulce. No solamente la bebemos, sino que también la usamos para bañarnos, para regar, para lavar cosas, para limpiar lugares, etc.

En un par de ocasiones en la historia el agua dulce fue muy contaminada por culpa del ser humano y esto fue un duro golpe contra la ecología. La mayor de estas contaminaciones se dio con una derrame de petróleo en el año 1999 en Argentina, donde también fueron afectados la flora y la fauna del lugar.


Artículos Relacionados